Energía fotovoltaica: el poder del sol para las empresas

FuturENERGY Abril-Mayo 2020

Las empresas deben reaccionar ante el aumento de los costes de la energía y al mismo tiempo, reducir su huella de carbono por razones ecológicas. La tecnología solar ofrece una solución a ambos retos, no solo por su versatilidad sino también por sus bajos costes. En este sentido, la energía solar es base indispensable de la transformación energética, así como una de las principales claves para cumplir los objetivos climáticos establecidos por la UE antes de 2030 y, a más largo plazo, la meta de lograr la neutralidad climática antes de 2050.

Actualmente el precio de la electricidad para el segmento comercial e industrial está entre 12-16 cent/kWh (pequeño comercio) y 6-12 cent/kWh (industrial), y la tendencia va en aumento. Esto supone una importante carga, especialmente para las pequeñas y medianas empresas. Pero no solo la carga financiera juega un papel importante, los continuos aumentos del precio de la energía influyen en la planificación a largo plazo y en la competitividad de los costes y, en consecuencia, repercute a toda la empresa en general. Por tanto, las empresas deben independizarse y utilizar la menor electricidad posible de la red pública, generando su propia energía.