Energía solar, de nuevo la fuente de generación de energía más atractiva en 2019

FuturENERGY Julio-Septiembre 2020

En 2019, el sector solar global volvió a una senda de crecimiento de dos dígitos, creciendo un 13% hasta 116,9 GW para establecer un nuevo récord de instalación anual. Este crecimiento ayudó a la energía solar a expandir su participación anual entre todas las demás tecnologías de generación de energía al 48%. En otras palabras, casi la mitad de la capacidad global neta instalada en 2019 fue de tecnología fotovoltaica. Si bien la producción de electricidad a partir de energía solar alcan­zó un mero 2,6%, esto destaca su inmenso potencial de crecimiento, que está cada vez más al alcance. Estas son algunas de las principales conclusiones del informe “Global Market Outlook for Solar Power 2020-2024”, publicado en junio pasado por SolarPower Europe (SPE). Este artículo presenta éstos y otros hallazgos interesantes del informe.

El análisis de varias fuentes corrobora el hecho de que la energía solar a gran escala es normalmente la tecnología más barata de generación de energía, con costes que continúan cayendo. El último análisis del LCOE, versión 13.0, lanzado en noviembre de 2019 por el banco de inversión estadounidense Lazard, muestra que el coste de la energía solar a gran escala ha mejorado en un 7% con respecto a la versión anterior. La energía solar a gran escala es de nuevo más barata que las fuentes convencionales de generación de energía, nuclear y carbón, y que las turbinas de gas en ciclo combinado.

Sin embargo, la energía solar ha comenzado a competir con otro segmento de los combustibles fósiles: las turbinas de gas utilizadas para satisfacer picos de demanda. Con la rápida disminución del precio de las baterías, el almacenamiento solar puede superar a las plantas de gas para recorte de picos, dependiendo de las condiciones regionales y marco. El año pasado en Arizona, por ejemplo, una empresa energética encargó un sistema de almacenamiento en baterías de 100 MW/4 horas para proporcionar capacidad de re­corte de picos a su flota de generación solar.