España ante la oportunidad del desarrollo del hidrógeno verde. ¿Será competitivo? ¿Cuándo?

El hidrógeno verde ha llegado para quedarse. Desde hace unas semanas nos encontramos con diferentes iniciativas, proyectos de plantas piloto y estrategias plasmadas en hojas de ruta con objetivos que son muy ambiciosos a 2030 a nivel mundial, europeo y nacional. En nuestro país, el Gobierno prevé impulsar 4 GW de potencia instalada de electrolizadores con una inversión que ronda los 9.000 M€, mientras que la Unión Europea ha anunciado que su objetivo se encuentra en la instalación de 40 GW.

Esta iniciativa se engloba dentro del objetivo de descarbonización de la economía, siendo el hidrógeno un elemento importante del engranaje entre los excedentes de las energías renovables y la falta de previsión temporal y estacional de estas tecnologías. Su implantación no daría respuesta únicamente a la necesidad de almacenamiento temporal de energía, sino que también podría permitir que las centrales nucleares produjeran hidrógeno verde adaptándose mejor a las fluctuaciones de la demanda. También podría evitar excesivas fluctuaciones de carga de ciclos combinados, así como sustituir al hidrógeno “gris” que se obtiene mayoritariamente a partir de combustibles fósiles y como otra fuente energética para el transporte por medio de celdas electroquímicas (Fcell) en competencia con los vehículos eléctricos de baterías.

Las expectativas depositadas en el hidrógeno verde son de gran magnitud tanto a nivel científico, por el incremento deseado del tamaño y eficiencia de electrolizadores, como a nivel empresarial, por la movilización de inversiones a nivel europeo para apoyo y financiación de este tipo de proyectos.

Uno de los principales retos para su implantación es conseguir que la producción de hidrógeno verde pueda hacerse a un precio competitivo. Actualmente su producción tiene un precio de 6 €/kg mientras que el hidrógeno gris se sitúa en torno a los 2 €/kg. Para conseguir aumentar su competitividad hay que trabajar en diferentes frentes como el precio de la energía eléctrica, el incremento del factor de escala de proyectos, el almacenamiento, el transporte y las tecnologías de uso final (combustión directa, uso en vehículos de Pilas de Combustible, elaboración de amoniaco, metanol o combustibles sintéticos a partir del CO2 o regeneración nuevamente en energía eléctrica).

Los expertos del Colegio y la Asociación de Ingenieros Industriales de Madrid consideran una gran oportunidad para nuestro país participar en estos proyectos de desarrollo de tecnologías relacionadas con el hidrógeno verde debido a la situación favorable de las energías renovables en España respecto a Europa.

El Colegio y la Asociación de Ingenieros Industriales de Madrid analizará la apuesta por la incorporación de esta tecnología en nuestro país con una jornada online bajo el título “El hidrógeno: vector para la transición energética” que tendrá lugar el próximo jueves 28 de enero que contará con la participación de José Luis Cabo, subdirector general de Hidrocarburos y Nuevos Combustibles del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico; Antón Martínez, Chief Transformation de Enagas; Jaime Martín, director ejecutivo de Tecnología y Corporate Venturing de Repsol; y José Manuel Méndez, Sales Planning & Distribution General Manager de Toyota.