Greenalia completa el 80% de la construcción de la segunda planta más grande de biomasa de España

La planta de biomasa de Curtis Teixeiro, uno de los proyectos de energía renovable más importantes de Europa, entra en su recta final con el 80% de las tareas de construcción finalizadas. Greenalia ha invertido ya 100 M€ sobre un total de 135 previstos. La finalización de las obras está prevista para septiembre de este año.

 

Las estructuras de todos los edificios que componen el proyecto ya están finalizadas: taller, almacén, edificio eléctrico, edificio de generación, trituradora, silo de almacenamiento, así como la caldera, filtros y chimenea. Las tareas de construcción están siendo desarrolladas por un consorcio formado por Acciona Industrial e Imasa Ingeniería y Proyectos.

La planta de biomasa de Curtis Teixeiro se levanta sobre una parcela de 103.000 m2 y tendrá una capacidad de 50 MW en plena actividad, energía equivalente para abastecer a una población de más de 250.000 habitantes. Una vez finalizada, se convertirá en la segunda más grande de España y la primera en innovación tecnología. Su puesta en funcionamiento permitirá generar 324 GWH y tendrá capacidad para tratar 500.000 T de restos de corta forestal al año. Estos residuos serán suministrados por la filial del grupo Greenalia Forest que los recogerá en bosques certificados por los sistemas FSC o PEFC situados en un radio de 100 km alrededor de las instalaciones.

La planta incorpora las últimas novedades tecnológicas aplicadas a infraestructuras de biomasa para generación eléctrica, cumpliendo con la más restrictiva normativa europea. Se trata de unas instalaciones altamente eficientes en cuanto a generación y con un nivel reducido de emisiones de CO2 a la atmósfera. Es una planta de refrigeración seca, lo que supone que apenas consume agua y no producen vertidos. Se prevé que la planta entre en actividad en el primer trimestre de 2020.

Greenalia estima obtener unos ingresos recurrentes de más de 910 M€ a lo largo de 25 años por la venta de energía eléctrica a los que habría que añadir 295 M€ por el suministro de biomasa forestal para Greenalia Forest.

Durante el proceso de construcción y hasta su puesta en marcha, la planta está generando más de 1.000 puestos de trabajo entre empleos directos e indirectos, de los cuales, unos 100 se mantendrán como fijos una vez iniciada la actividad, 35 en la planta y el resto en la actividad de recogida de la biomasa.

La planta de biomasa de Curtis Teixeiro ha sido el primer proyecto de biomasa financiado, desde sus inicios, mediante la modalidad de Project Financey permitió a Greenalia convertirse en la primera pyme en emitir un bono verde en Europa. Su financiación obtuvo la máxima calificación (E1) como préstamo verde, por la agencia de evaluación Standard&Poor’s.