Grenergy cierra la financiación de dos plantas solares en Chile por más de 17 millones de euros

Grenergy ha cerrado la financiación de dos plantas solares PMGD (Pequeños Medios de Generación Distribuida),  proyectos de energía fotovoltaica con un tamaño de entre 3 y 9 MW, en Chile, por un importe de 17 millones de euros según informó hoy al Mercado Alternativo Bursátil (MAB).

Se trata de la primera vez que el sector bancario chileno respalda un proyecto de energías renovables en la modalidad de Precio Estabilizado, y en este caso han sido las entidades Security y Consorcio las que han dado el paso adelante. Esta operación supone la consolidación de Grenergy en Chile, mercado en el que entró en 2012 y que es uno de sus puntales estratégicos en Latinoamérica.

Con esta financiación, en la modalidad de Project Finance, la compañía concluirá los proyectos de la Esperanza y Marchigüe, dos plantas solares con capacidad de 18 MW nominales en total (en una superficie equivalente a más de 65 campos de fútbol) que se encuentran en proceso de construcción y que posteriormente se conectarán a la red de distribución de Chile, el Sistema Interconectado Central (SIC). Ambas plantas están ubicadas en la comuna de Marchigüe, en la región del Libertador O’Higgins, una de las regiones más pobladas del país y, por tanto, con grandes necesidades energéticas.

En paralelo a esta operación, en las próximas semanas Grenergy conectará al SIC su segunda instalación en el país, la Planta FV Alturas de Ovalle, que tiene una capacidad de 3 MW nominales. Junto con la primera, construida también en la región de Ovalle (Planta FV El Olivo), se generarán 14.000 MWh/año de energía que cubrirán las necesidades eléctricas de alrededor de 1.900 hogares chilenos al año y que reducirán las emisiones de gases de efecto invernadero en un total de 9.000 toneladas de CO2 anuales.

Chile, un mercado con potencial energético 

El mercado chileno se posiciona como uno de los de mayor potencial para Grenergy en Latinoamérica, conjuntamente con México, Perú y Colombia. En Chile, la demanda eléctrica es creciente y, además, el país es rico en recursos naturales, sobretodo en la generación de energía solar -de hecho, es el país de Latinoamérica líder en instalaciones solares.

Asimismo, las políticas gubernamentales favorecen este crecimiento del sector, pues la Administración chilena se ha fijado como objetivo que para 2050 el 70% de la energía que se consuma en el país proceda de fuentes renovables.