Grupo SAMPOL ejecutará el parque eólico de Manchas Blancas en la isla de La Palma

Grupo SAMPOL ejecutará el parque eólico de Manchas Blancas en la isla de La Palma

Grupo SAMPOL, multinacional de capital español líder en soluciones de ingeniería aplicada, eficiencia energética, sostenibilidad y digitalización, ha logrado la adjudicación del proyecto de instalación de 900 kW de generación eléctrica con energía eólica en la isla de La Palma.  

El proyecto consiste en la ejecución de la fase 1 del parque eólico de Manchas Blancas, situado en el término municipal de Villa de Mazo, promovido por el Gobierno de Canarias a través del Instituto Tecnológico de Canarias (ITC).

La instalación se ubicará en las inmediaciones de la fase ya existente del parque, de 1,8 MW, y en servicio desde el año 2003. SAMPOL, con la nueva instalación añadirá 900 kW de potencia nominal, de manera que el parque eólico contará en total con una potencia nominal instalada de 2,7 MW de energía.

Este proyecto de energía eólica reafirma la apuesta de Grupo SAMPOL por la descarbonización, así como su apuesta por el archipiélago canario. Expertos en sistemas energéticos sostenibles y eficientes en entornos insulares, la compañía lleva implantada en las Islas Canarias desde hace más de 40 años. En la actualidad los objetivos del grupo pasan por participar en el cambio de modelo energético de las islas contribuyendo a la generación de energía sostenible y eficiente, y apostando así por un futuro sostenible y más respetuoso con el medio ambiente. El futuro energético de Canarias debe ser un futuro 100% renovable. La nueva fase del parque eólico Manchas Blancas contribuye sin duda a este objetivo.

Grupo SAMPOL instalará un aerogenerador de 3 palas con eje horizontal y rotor. El aerogenerador generará 900 kW de potencia nominal máxima con un generador síncrono con velocidad y ángulo de paso variables, así como con capacidad de ajuste en tiempo real del valor y características de la potencia entregada sin pérdida de la electricidad producida.

La instalación contará además con una vida útil mínima de 20 años, y podrá configurarse en distintos modos de operación para minimizar el impacto acústico, integrando en el control las consignas de regulación emitidas por sistemas de mitigación del riesgo de colisión de aves y murciélagos.

El proyecto estará cofinanciado con fondos comunitarios FEDER.