Iberdrola inaugura el parque eólico marino Wikinger

Primera instalación eólica marina diseñada y operada cien por cien por una empresa española

Iberdrola ha inaugurado el parque eólico marino Wikinger, una de las instalaciones renovables más emblemáticas de la compañía en el mundo, con una inversión de 1.400 M€. En el acto también han participado la empresa 50 Hertz y autoridades del estado de Mecklemburgo-Pomerania Occidental. Wikinger ya suministra 350 MW de capacidad a la red eléctrica alemana y aporta energía renovable y de alta eficiencia a 350.000 hogares -lo que equivale al 20% de la demanda de energía del estado de Mecklemburgo-Pomerania Occidental, donde se ubica este parque-. Este flujo de energía renovable tendrá un destacado impacto positivo sobre el medio ambiente, al evitar la emisión a la atmósfera de casi 600.000 toneladas de CO2 al año.

El proyecto Wikinger marca la entrada de Iberdrola en el mercado eléctrico alemán, país en el que se acaba de adjudicar la construcción de otros dos parques eólicos marinos: Baltic Eagle (476 MW) y Wikinger Süd (10 MW). La suma de estos tres proyectos, todos ellos situados junto a la isla de Rügen, dará lugar al mayor complejo marino del mar Báltico, con una potencia total instalada de 836 MW y una inversión conjunta de 2.500 M€.

Wikinger, un emblema Iberdrola

Wikinger es la primera instalación eólica marina diseñada y operada 100% por una empresa española y ha supuesto la consolidación de Iberdrola como la compañía referente del sector de las energías renovables en Europa, capaz de desarrollar proyectos en mercados tan competitivos como el alemán y de cumplir los exigentes plazos que suelen fijar las autoridades germanas. Además, ha servido para impulsar la generación de empleo y la actividad de empresas españolas proveedoras, como Navantia y Windar.

Este proyecto ha llegado a buen puerto gracias al equipo multidisciplinar y multinacional implantado por Iberdrola y a su red de proveedores y contratistas internacionales de primer nivel. Más de 2.000 empleados, de 20 países distintos, han participado en este hito. Para ello, ha tenido que superar los retos tecnológicos propios de este tipo de obras y las dificultades derivadas de las condiciones meteorológicas extremas del mar Báltico.

Ubicado frente a la costa noreste de la isla alemana de Rügen, Wikinger sintetiza los principales ejes de la estrategia de Iberdrola: fuerte apuesta inversora por el desarrollo de las energías renovables; compromiso con la reducción de emisiones; innovación tecnológica; crecimiento internacional; apertura de nuevos negocios y mercados a sus proveedores y un importante efecto tractor, que ha impulsado el sector naval europeo.

El proyecto ha supuesto la instalación de 280 pilotes, de 40 m de longitud, 2,5 m de diámetro y un peso unitario de 150 t, todo ello construido por la empresa española Windar (Asturias). Sobre ellos se han colocado 70 cimentaciones, de 620 t de peso cada una, fabricadas por la empresa danesa Bladt y la española Navantia, en su astillero de Fene (Galicia).

Los aerogeneradores, fabricadas por Siemens Gamesa en sus plantas de Bremerhaven y Stade (Alemania), tienen 5 MW de potencia unitaria y son del modelo AD 5-135. Se trata de los aerogeneradores de mayor potencia y dimensiones que Iberdrola ha instalado en su historia. Con una altura total de 165 m, están formados por una góndola de 222 t de peso, un rotor de 135 m de diámetro, cuyas palas tienen 67 m de longitud cada una, y una torre de 75 mde altura.

Finalmente, una de las infraestructuras clave de Wikinger ha sido la subestación marina, a la que se ha llamado Andalucía, que va a ser utilizada conjuntamente por Iberdrola y 50Hertz, operador del sistema eléctrico alemán. La instalación, el corazón energético del parque, ha sido también construida por Navantia en su sede en Puerto Real (Andalucía) y tiene un peso de unas 8.500 t.

Apuesta por la eólica marina

La energía eólica marina es una de las claves del crecimiento de Iberdrola y en esa línea la compañía ha acometido notables proyectos en este sector en Reino Unido, Alemania y Francia. Estas grandes inversiones ayudarán a avanzar en la transición energética hacia un modelo descarbonizado y combatir el cambio climático. Estos son los principales proyectos en marcha:

West of Duddon Sands (WoDS): primera instalación marina en la que se involucró el Grupo Iberdrola, fue desarrollada por la compañía en consorcio con la empresa Orsted y entró en funcionamiento en 2014, en aguas de Reino Unido. WoDS cuenta con una capacidad de 389 MW y su inversión superó los 1.600 millones de libras.

East Anglia (EAO): macroproyecto en plena construcción en aguas británicas del Mar del Norte, será uno de los mayores parques eólicos marinos del mundo, cuando comience a operar en 2020. Tendrá una inversión estimada de 2.500 millones de libras y contará con 714 MW de capacidad.

Saint-Brieuc: esta instalación, de 496 MW de potencia instalada, estará ubicada a 20 km mar adentro frente a la costa de la Bretaña francesa, en el norte del país y a unos 100 km de la ciudad de Rennes. Contará con 62 aerogeneradores de 8 MW de capacidad.

Vineyard Wind: el grupo Iberdrola, a través de la sociedad Vineyard Wind, ha recibido la autorización del Massachusetts Electric Distribution Companies (EDC) para construir un gran parque eólico marino en la costa noreste de los Estados Unidos. El proyecto, que supondrá el desembarco a gran escala de la compañía en este negocio en dicho país, contará con una capacidad de 800 MW.