La bioenergía moderna lidera el crecimiento de las renovables hasta 2023, según las últimas previsiones del mercado de la AIE

AIE, Shutterstock

La bioenergía moderna tendrá el mayor crecimiento en recursos renovables entre 2018 y 2023, lo que subraya su papel fundamental en la creación de una cartera renovable robusta y garantiza un sistema energético más seguro y sostenible, según el último pronóstico de mercado de la Agencia Internacional de la Energía (AIE).

Las energías renovables continuarán su expansión en los próximos cinco años, cubriendo el 40% del crecimiento del consumo energético mundial, de acuerdo con el informe de análisis y previsiones de mercado Renewables 2018 de la AIE. Su uso continúa aumentando más rápidamente en el sector eléctrico, y representará casi un tercio de la generación eléctrica total mundial en 2023. Debido al apoyo político más débil y las barreras adicionales al despliegue, el uso de energías renovables se expande mucho más lentamente en los sectores de transporte y calefacción.

Si bien continuará el crecimiento de las energías solar fotovoltaica y eólica en el sector eléctrico, la bioenergía sigue siendo la mayor fuente de energía renovable debido a su uso generalizado en calefacción y transporte, sectores en los que otras energías renovables desempeñan actualmente un papel mucho más pequeño.

“La bioenergía moderna es el gigante ignorado en el campo de las energías renovables”, dijo el Dr. Fatih Birol, Director Ejecutivo de la AIE. “Su participación en el consumo mundial total de energías renovables es de aproximadamente el 50% en la actualidad, es decir, tanto como la energía hidráulica, eólica, solar y todas las demás fuentes de energía renovables combinadas. Esperamos que la bioenergía moderna continúe liderando el campo, y tiene grandes perspectivas de un mayor crecimiento. Pero serán esenciales políticas correctas y rigurosas regulaciones de sostenibilidad para alcanzar su máximo potencial”.

El enfoque en la bioenergía es parte del análisis de la AIE de los “puntos ciegos” del sistema energético, cuestiones que son críticas para la evolución del sector energético pero que reciben menos atención de la que merecen, como el impacto de los sistemas de aire acondicionado en la demanda de electricidad, o el creciente impacto de los productos petroquímicos en la demanda mundial de petróleo. Suponiendo que estén en vigor fuertes medidas de sostenibilidad, el informe identifica un potencial adicional, sin explotar, de la bioenergía para hacer más verde y diversificar el uso de la energía en los sectores industrial y transporte.

China lidera el crecimiento mundial en energía renovable como resultado de las políticas para descarbonizar todos los sectores y reducir la contaminación atmosférica, y se convierte en el mayor consumidor de energía renovable, superando a la Unión Europea en 2023. Entre los mayores consumidores de energía del mundo, Brasil tiene el mayor proporción de energías renovables en gran medida: casi el 45% del consumo total de energía final en 2023, impulsado por una contribución significativa de la bioenergía y la energía hidroeléctrica.

Mientras tanto, la energía solar fotovoltaica domina la expansión de la potencia eléctrica renovable. Las adición de 178 GW de potencia renovable en 2017 batió otro récord, representando por primera vez más de dos tercios del crecimiento de la potencia eléctrica neta mundial. La potencia fotovoltaica fue la que más se expandió (97 GW), más de la mitad en China. Mientras tanto, las adiciones de eólica terrestre disminuyeron globalmente por segundo año consecutivo, y el crecimiento de la energía hidroeléctrica continuó desacelerándose.

Se pronostica que la potencia fotovoltaica aumentará en casi 600 GW, más que todas las demás tecnologías renovables combinadas, o hasta el doble de la capacidad total de Japón, alcanzando 1 TW al final del período de pronóstico. A pesar de los recientes cambios políticos, China sigue siendo el líder absoluto en fotovoltaica, con casi el 40% de la potencia fotovoltaica instalada a nivel mundial en 2023. EE.UU. sigue siendo el segundo mayor mercado de crecimiento para la fotovoltaica, seguido de India, cuya potencia se cuadruplica.

La energía eólica sigue siendo el segundo mayor contribuyente al crecimiento de la potencia renovable, mientras que la energía hidroeléctrica sigue siendo la mayor fuente de electricidad renovable para 2023. Similar a la previsión del año pasado, se espera que la potencia eólica se expanda en un 60%. Mientras tanto, impulsada por el progreso tecnológico y las significativas reducciones de costes, la potencia eólica marina se triplica, con un crecimiento que va más allá de Europa a Asia y Norteamérica.

Incluso con tecnologías renovables cada vez más competitivas, las políticas apropiadas y el diseño del mercado son críticos. En un caso acelerado, que supone mayores medidas de apoyo gubernamental, la expansión de las energías renovables en la electricidad y en el transporte podría ser un 25% mayor.

El potencial sin explotar de la bioenergía en las industrias del cemento, el azúcar y el etanol también es significativo. El crecimiento de la bioenergía en los sectores de industria, transporte y electricidad combinados podría ser tan considerable como el de otras energías renovables en el sector eléctrico. Una proporción significativa de este potencial se basa en los residuos que ofrecen bajas emisiones de gases de efecto invernadero y mitigan las preocupaciones sobre el cambio de uso de la tierra. Además, el uso de estos recursos puede mejorar la gestión de residuos y la calidad del aire.