La capacidad renovable en Brasil superará los 60 GW en 2030

Parque de Aracati

Se espera que la capacidad total de energía renovable en Brasil crezca a una tasa de crecimiento anual compuesta (CAGR) del 6%, de 31 GW en 2018 a 60,8 GW en 2030, según GlobalData.

El último informe de GlobalData revela que el aumento de las subastas de energía renovable, la promoción de proyectos híbridos de energía renovable y otras iniciativas gubernamentales tales como incentivos fiscales, medición inteligente, objetivos de energía renovable y políticas favorables de acceso a la red para la energía renovable probablemente darán lugar a la expansión de las energías renovables para 2030.

Entre 2019 y 2030, se espera que los segmentos de energía solar fotovoltaica y eólica terrestre crezcan a una tasa de crecimiento del 14% y el 6%, respectivamente. El aumento significativo de estas dos tecnologías hará que la energía renovable sea el segundo mayor contribuyente a la combinación energética del país para el año 2030.

La conexión de más de 25.000 sistemas de energía, en su mayoría solares fotovoltaicos, a la red brasileña a mediados de 2018 bajo el esquema de medición neta, refuerza aún más el patrón de crecimiento de las energías renovables durante el período previsto.

Los principales desafíos para el sector energético de Brasil son su excesiva dependencia de la energía hidroeléctrica barata para la capacidad de carga base y la falta de una infraestructura de red eléctrica robusta. En 2018, la energía hidroeléctrica representaba el 62,7% de la capacidad instalada total del país. En caso de sequía, el agotamiento de los embalses de las presas podría provocar una escasez de energía y el paso a una costosa energía térmica, lo que aumentaría los precios de la electricidad.

A largo plazo, se espera que la capacidad hidroeléctrica disminuya y sea compensada con un aumento de la capacidad de energía renovable. Por otro lado, se prevé que las capacidades térmicas y renovables aumenten y aporten el 28% y el 18%, respectivamente, de la capacidad instalada en 2030.

El Brasil está avanzando hacia una combinación de fuentes de energía equilibrada mientras se prepara para duplicar su capacidad de energía renovable no hidroeléctrica para 2030. Con un aumento de casi 10 GW en la capacidad de energía térmica para 2030 en comparación con 2018, el país está en camino de gestionar mejor los picos de demanda, reducir la dependencia de la energía hidroeléctrica y mantener una red saludable.