La Comisión Europea quiere 30 GW/año de nueva eólica hasta 2030

La Comisión Europea quiere 30 GW/año de nueva eólica hasta 2030

La Comisión Europea ha presentado el paquete Fit-for-55, una serie de propuestas legislativas para cumplir el objetivo climático aumentado de la UE de reducción de emisiones del 55% para 2030. El paquete incluye un objetivo de energías renovables más alto y nuevas reglas para apoyar la expansión de las energías renovables y fortalece aún más el Sistema de Comercio de Emisiones para impulsar la electrificación de todo el sistema energético. WindEurope analiza este nuevo paquete legislativo.

El año pasado, la UE aumentó su objetivo de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero para 2030 del 40% al 55%. Ahora, la Comisión Europea ha presentado cambios legislativos para permitir a la UE alcanzar este nuevo objetivo. El llamado paquete «Fit-for-55» contiene cambios en más de 10 leyes, incluida la Directiva sobre energías renovables, la Directiva sobre impuestos sobre la energía, la Directiva sobre infraestructura de combustibles alternativos y el Sistema de comercio de derechos de emisión de la UE.

La propuesta de la Comisión eleva el objetivo de energía renovable de la UE del 32% al 40% para 2030. Esto significa que la UE necesitará 451 GW de capacidad de energía eólica para 2030, frente a los 180 GW actuales. Esto significa que la UE necesitará instalar 30 GW de nuevos parques eólicos cada año desde ahora hasta 2030, una importante aceleración en la expansión de la energía eólica. Tal como está, se espera alcanzar solo 15 GW/año durante 2021-25.

La revisión de la Directiva de energía renovable de la UE mejora de manera crucial el marco legal para los acuerdos corporativos de compra de energía (PPAs). Los Estados miembros tendrían que emitir garantías de origen (GO) para toda la electricidad renovable, independientemente de si el productor recibió apoyo en las subastas gubernamentales. Esto mejorará la trazabilidad de la electricidad renovable. Para incentivar aún más la electrificación, el paquete incluye objetivos anuales indicativos de energías renovables para la industria; la participación de las energías renovables en la industria debería aumentar en un 1,1% anual.

La nueva Directiva sobre energías renovables también ayudará al desarrollo de la energía eólica marina, incluidos los parques eólicos marinos híbridos que tienen múltiples conexiones a la red. La propuesta requeriría que los países de la UE planifiquen conjuntamente su desarrollo de energía eólica marina en cada cuenca marina.

La nueva Directiva sobre impuestos sobre la energía establece nuevas normas para la tributación de la electricidad y los productos energéticos utilizados en el transporte y la calefacción. Elimina los subsidios a los combustibles fósiles y tiene disposiciones útiles para reducir el riesgo de doble imposición para el almacenamiento de electricidad. La Directiva también propone que los sistemas fiscales nacionales clasifiquen los combustibles de acuerdo con su contenido energético y comportamiento medioambiental, de modo que los combustibles más contaminantes sean los más gravados. La nueva Directiva sobre impuestos sobre la energía necesitará el apoyo unánime de los gobiernos nacionales.

El paquete Fit-for-55 ajusta el Sistema de Comercio de Emisiones de la UE (ETS) a la nueva ambición climática, al reducir aún más el número de derechos negociables. Amplía el alcance del ETS incorporando el sector del transporte marítimo y estableciendo un ETS separado para las emisiones de los sectores de los edificios y el transporte por carretera. Esto aumentará el precio de las emisiones de carbono e incentivará aún más las inversiones en electrificación basada en energías renovables. Un nuevo Fondo Social canalizará el 25% de los ingresos del nuevo EU ETS sobre movilidad y calefacción a aquellos ciudadanos que se vean afectados de forma desproporcionada.

Para crear igualdad de condiciones entre los productos nacionales e importados y reducir el riesgo de que las empresas transfieran su producción a países con estándares de CO2 más bajos (fuga de carbono), el paquete Fit-for-55 incluye un nuevo mecanismo de ajuste de fronteras de carbono. Esto pondrá un precio al carbono en las importaciones de acero, cemento, aluminio, fertilizantes y energía. La industria eólica seguirá esto de cerca para asegurarse de evitar socavar sus cadenas de suministro globales de materiales y componentes esenciales.

El paquete Fit-for-55 refuerza aún más el papel de la electrificación en el transporte. Incluye normas de emisiones de CO2 más estrictas, una prohibición de la venta de vehículos diésel y de gasolina para 2035 y un nuevo objetivo para las estaciones de recarga a lo largo de las carreteras; uno cada 60 km. La Directiva revisada sobre infraestructura de combustibles alternativos incluye objetivos para la infraestructura de recarga eléctrica para vehículos ligeros y pesados y objetivos de electrificación para determinados buques. El paquete también dice que los combustibles renovables de origen no biológico, como el hidrógeno renovable, deben representar el 2,6% del consumo total de energía de transporte para 2030.

El principal obstáculo para una rápida expansión de la energía eólica en Europa sigue siendo: reglas y procedimientos complejos para permitir nuevos parques eólicos. WindEurope pide a la Comisión Europea que trabaje con los Estados miembros para ayudarles a simplificar sus normas y procedimientos de permisos.

Las diversas propuestas legislativas que componen el “paquete Fit-for-55” ahora deben ser negociadas y aprobadas por los 27 Estados miembros de la UE y el Parlamento Europeo.