La configuración del seguidor, clave para reducir el LCOE solar

FuturENERGY Febrero-Marzo 2021

La configuración del seguidor, clave para reducir el LCOE solar

Los retos a los que se enfrenta el sector solar pasan por la máxima optimización de los recursos para reducir el coste nivelado de la energía (LCOE solar). En este sentido, la elección del seguidor solar y su idoneidad con las condiciones de cada emplazamiento toman un papel relevante en el desarrollo de los proyectos. En este artículo Álvaro Achaerandio, Director de Desarrollo de Negocio en STI Norland, nos explica las claves para reducir el LCOE a través de la configuración óptima de los seguidores solares.

Evolución de los seguidores solares

El inicio de los seguidores descentralizados ha estado dominado por dos configuraciones de referencia: los seguidores 1P, típicamente de 90 módulos por fila en posición vertical, que se caracterizan por requerir topográficamente terrenos generalmente planos y los seguidores 2P (con dos paneles en vertical) con dos hileras de 45 módulos, que presentan la potencialidad de reducir cimentaciones y al ser más cortos, adaptarse bien al terreno. Sin embargo, esas ventajas iniciales, que favorecen sobre todo a la parte de construcción y son apreciadas por la empresa de EPC, se han visto desplazadas por incidentes de viento que han afectado sensiblemente al LCOE solar.

El desarrollo de los seguidores solares busca diluir el peso de la electrónica en el mayor número posible de módulos fotovoltaicos. Ambas configuraciones, 1Px90 y 2Px45, están frenadas en el crecimiento del número de módulos por seguidor, ya que a partir de ese tamaño (superficie de vela) empiezan a ser más visibles sus limitaciones.

A medio camino entre esas dos configuraciones se encuentran los seguidores bifila, introducidos en el mercado por STI Norland y que, manteniendo las ventajas de la configuración 1P, permiten la instalación en solo 60 m N-S de hasta 120 módulos distribuidos en dos filas. Los seguidores bifila cuentan con una fila motora que se une mediante un mecanismo de biela a la segunda fila hermana.

Por Álvaro Achaerandio. Director de Desarrollo de Negocio en STI Norland