La cuota de renovables de la UE se sitúa en el 17,5% en 2017

Once Estados miembros han alcanzado sus objetivos para 2020

Según los últimos datos de Eurostat, en 2017, la proporción de energía proveniente de fuentes renovables en el consumo final bruto de energía de la UE alcanzó el 17,5%, frente al 17% de 2016 y más del doble que en 2004 (8,5%), primer año del que se dispone de datos. La participación de las energías renovables en el consumo final bruto de energía es uno de los principales indicadores de la Estrategia Europa 2020. El objetivo de la UE es que el 20% del consumo final bruto de energía proceda de fuentes renovables en 2020, y al menos el 32% en 2030.

Con más de la mitad (54,5%) de su energía proveniente de fuentes renovables en su consumo final bruto de energía, Suecia mostró con mucho el porcentaje más alto en 2017, por delante de Finlandia (41%), Letonia (39%), Dinamarca (35,8%) y Austria (32,6%) En el extremo opuesto, las proporciones más bajas de energías renovables se registraron en Luxemburgo (6,4%), Países Bajos (6,6%) y Malta (7,2%).

Cada Estado miembro de la UE tiene su propio objetivo a 2020. Los objetivos nacionales tienen en cuenta los diferentes puntos de partida de los Estados miembros, el potencial renovable y el rendimiento económico. Entre los 28 Estados miembros de la UE, 11 ya han alcanzado el nivel requerido para cumplir sus objetivos nacionales para 2020: Bulgaria, República Checa, Dinamarca, Estonia, Croacia, Italia, Lituania, Hungría, Rumania, Finlandia y Suecia. Además, Letonia y Austria están alrededor del 1% de sus objetivos para 2020. En el extremo opuesto, Países Bajos (a 7,4% de su objetivo nacional para 2020), Francia (6,7%), Irlanda (5,3%), Reino Unido (4,8%), Luxemburgo (4,6%), Polonia (4,1%) y Bélgica (3,9%) están más alejados de sus objetivos.

La energía renovable producida en la UE aumentó en dos tercios en el período 2007-2017

La producción primaria de energía renovable en la UE-28 en 2017 fue de 226,5 Mtep, aumentando un 64% entre 2007 y 2017, lo que equivale a un aumento promedio del 5,1% anual.

Entre las energías renovables, la fuente más importante en la UE-28 fue la madera y otros biocombustibles sólidos, representando el 42% de la producción de fuentes renovables primarias en 2017. La eólica fue, por primera vez, el segundo contribuyente más importante al conjunto de energías renovables (13,8% del total), seguida de la hidroeléctrica (11,4%). Aunque sus niveles de producción se mantuvieron relativamente bajos, hubo una expansión particularmente rápida en la producción de biogás, biocombustibles líquidos y energía solar, que representaron respectivamente participaciones del 7,4%, 6,7% y 6,4% de la energía renovable producida en 2017 en la UE-28. El calor ambiental (capturado por las bombas de calor) y la energía geotérmica representaron el 5% y el 3% del total, respectivamente, mientras que los residuos renovables aumentaron hasta alcanzar el 4,4%. Actualmente hay niveles muy bajos de producción de energía de mareas, olas y océanos, y estas tecnologías se encuentran principalmente en Francia y Reino Unido.

La eólica se convierte en la principal fuente de electricidad renovable

En 2017, la generación de electricidad a partir de fuentes renovables contribuyó en más de un cuarto (30,7%) al consumo eléctrico bruto total de la UE-28. La eólica fue por primera vez la fuente más importante, seguida de cerca por la hidroeléctrica.

El crecimiento de la electricidad generada a partir de fuentes de energía renovable durante el período 2007 a 2017 refleja en gran medida la expansión de tres fuentes de energía renovable en toda la UE, principalmente la eólica, pero también la solar y los biocombustibles sólidos (incluidos los residuos renovables). En 2017, la hidroeléctrica fue reemplazada por primera vez por la eólica como la principal fuente de generación de electricidad renovable en la UE-28. De hecho, la cantidad de electricidad generada a partir de hidroeléctrica fue relativamente similar al nivel registrado una década antes.

En contraste, la cantidad de electricidad generada en la UE-28 a partir de eólica y solar fue 31,6 veces y 3,5 veces más alta en 2017 que en 2007. Como resultado, las cuotas de eólica y solar en la cantidad total de electricidad generada a partir de renovables aumentó a 37,2% y 12,3% en 2017, respectivamente. El crecimiento de la electricidad solar ha sido espectacular, ya que se incrementó de solo 3.8 TWh en 2007 a 119,5 TWh en 2017.

Existe una variación significativa entre los Estados miembros. En Austria (72,2%), Suecia (65,9%) y Dinamarca (60,4%) al menos tres quintas partes de la electricidad consumida se generó a partir de renovables, en gran parte como resultado de la energía hidroeléctrica y los biocombustibles sólidos, mientras que más de la mitad de la electricidad utilizada en Portugal (54,2%) y Letonia (54,4%) provino de renovables. Por otro lado, en Chipre, Hungría, Luxemburgo y Malta, la proporción de electricidad generada a partir de renovables fue inferior al 10%.

Casi una quinta parte de la energía utilizada para calefacción y refrigeración provino de renovables

En 2017, las energías renovables representaron el 19,5% del uso total de energía para calefacción y refrigeración en la UE-28. Este es un aumento significativo desde el 10,4% de 2004. Los aumentos en los sectores industriales, servicios y hogares (sector de la construcción) contribuyeron a este crecimiento. Se toma en cuenta la energía térmica aerotérmica, geotérmica e hidrotérmica captada por las bombas de calor, en la medida en que lo informen los países.

7,6% de renovables en el sector transporte

La UE acordó establecer un objetivo común del 10% para el porcentaje de energía renovable (incluidos biocombustibles líquidos, hidrógeno, biometano, electricidad verde, etc.) en el sector transporte para 2020. El porcentaje promedio de energía renovable en el transporte aumentó del 1,4% en 2004 al 7,6% en 2017. Entre los Estados miembros de la UE, la proporción relativa de energía renovable en el transporte varía desde máximos del 38,6% en Suecia, al 18,8% en Finlandia y 9,7% en Austria hasta menos del 2% en Croacia, Grecia y Estonia.

En algunos de los Estados miembros de la UE hubo una rápida adopción del uso de energías renovables para transporte. Esto fue particularmente cierto en Irlanda, Luxemburgo, Malta, Finlandia y Suecia.

La fuente de energía más utilizada son los biocombustibles líquidos, que generalmente se mezclan con combustibles fósiles. Debido al objetivo obligatorio para 2020, la producción de biocombustibles líquidos en la UE ha aumentado significativamente, siendo el biodiesel el biocombustible líquido más producido, seguido por la biogasolina y otros biocombustibles líquidos.