La demanda mundial de electricidad está creciendo más rápido que las renovables, impulsando un fuerte aumento de la generación fósil

La demanda mundial de electricidad está creciendo más rápido que las renovables, impulsando un fuerte aumento de la generación fósil

Las energías renovables se están expandiendo rápidamente, pero no lo suficiente para satisfacer un fuerte repunte en la demanda mundial de electricidad este año, lo que resulta en un fuerte aumento en el uso de energía del carbón, lo que corre el riesgo de impulsar las emisiones de CO2 del sector eléctrico a niveles récord el próximo año, de acuerdo con un nuevo informe de la Agencia Internacional de Energía.

Después de caer aproximadamente un 1% en 2020 debido a los impactos de la pandemia del COVID-19, se prevé que la demanda mundial de electricidad crezca cerca de un 5% en 2021 y un 4% en 2022, impulsada por la recuperación económica mundial, según las últimas edición del informe Semi-annual Electricity Market Report de la IEA. Se espera que la mayor parte del aumento de la demanda de electricidad provenga de la región de Asia Pacífico, principalmente China e India.

Según la configuración de políticas y las tendencias económicas actuales, la generación de electricidad a partir de energías renovables, incluidas las energías hidroeléctrica, eólica y solar fotovoltaica, está en camino de crecer con fuerza en todo el mundo durante los próximos dos años: un 8% en 2021 y más del 6% en 2022. Pero incluso con este fuerte crecimiento, las renovables solo podrán cubrir alrededor de la mitad del aumento proyectado de la demanda mundial de electricidad durante esos dos años, según el nuevo informe de la AIE.

La generación de electricidad fósil cubrirá el 45% de la demanda adicional en 2021 y el 40% en 2022, y la energía nuclear representará el resto. Como resultado, se pronostica que las emisiones de carbono del sector eléctrico, que cayeron tanto en 2019 como en 2020, aumentarán un 3,5% en 2021 y un 2,5% en 2022, lo que las llevaría a un máximo histórico.

El crecimiento de las energías renovables ha superado el crecimiento de la demanda en solo dos años: 2019 y 2020. Pero en esos casos, se debió en gran parte a una demanda excepcionalmente lenta o en declive, lo que sugiere que las energías renovables que superan al resto del sector eléctrico aún no son la nueva normalidad.

En el camino establecido en la reciente hoja de ruta de la IEA Roadmap to Net Zero by 2050 para 2050, casi las tres cuartas partes de las reducciones de emisiones globales entre 2020 y 2025 tienen lugar en el sector de la electricidad. Para lograr este descenso, la vía requiere que la generación de electricidad a base de carbón caiga más de un 6% al año.

Sin embargo, se prevé que la generación de electricidad a carbón aumente casi un 5% este año y un 3% más en 2022, alcanzando potencialmente un máximo histórico, según el informe Electricity Market Report. Se espera que la generación a gas, que disminuyó un 2% en 2020, aumente un 1% en 2021 y casi un 2% en 2022. El crecimiento del gas va a la zaga del carbón porque desempeña un papel menor en las economías de rápido crecimiento en la región de Asia Pacífico y se enfrenta a la competencia de las energías renovables en Europa y Norteamérica.