La electrificación acelerada junto con las energías renovables pueden poner a China en el camino hacia la neutralidad en carbono

Mix de generación de electricidad de China en el Escenario de Transición Acelerada de BNEF / China’s electricity generation mix under BNEF’s accelerated transition scenario

BloombergNEF (BNEF) y Bloomberg Philanthropies han publicado «Descarbonización acelerada de China», un nuevo libro blanco que detalla cómo China podría dar pasos importantes hacia su compromiso de neutralidad en carbono recientemente anunciado. Éstos implicarán la electrificación del uso final de la energía en sectores como la industria y los vehículos de carretera, junto con el despliegue acelerado de energías renovables.

China es el mayor emisor de carbono del mundo, representando el 28% de las emisiones globales en 2018. El progreso hacia la neutralidad en carbono no será poca cosa, ya que su demanda de energía y sus emisiones siguen aumentando. Alrededor del 90% de las emisiones de China provienen de la producción de electricidad y calor, la industria y el transporte.

Producido en asociación con Bloomberg Philanthropies, este informe utiliza New Energy Outlook, el análisis anual de escenarios a largo plazo de BNEF sobre el futuro de la economía energética, para considerar dos escenarios para China. El primero es el Escenario de Transición Económica, un escenario liderado por la economía que emplea una combinación de análisis de mercado a corto plazo, modelos de menor coste, aceptación del consumidor y análisis basado en tendencias para describir el despliegue y difusión de tecnologías disponibles comercialmente.

En segundo lugar, el informe tiene en cuenta el Escenario de Transición Acelerada, basándose en los resultados del Escenario de Transición Económica. Después de 2023, este escenario considera una mayor tasa de electrificación directa en el transporte por carretera, los edificios y la industria, combinada con un mayor consumo de electricidad cero emisiones para ofrecer un sistema energético más grande y más limpio.

El Escenario de Transición Acelerada prevé que la electricidad representará el 53% del consumo de energía final para 2050, alrededor del 92% del cual se suministrará mediante fuentes de energía sin carbono dominadas por las energías solar y eólica, con turbinas de gas alimentadas con hidrógeno para satisfacer las necesidades de equilibrio. Esta transición más rápida hace que las emisiones del sector energético alcancen su punto máximo ya en 2024 y disminuyan rápidamente a partir de entonces, en alrededor de 150 Mt/año, a pesar de la creciente demanda de electricidad. Esto hace que sea mucho más fácil para China alcanzar su objetivo de neutralidad en carbono para 2060.

El Escenario de Transición Acelerada requiere una inversión de 7,9 b$ en capacidad de generación de electricidad en China durante los próximos 30 años. Eso es más del doble de los  3,3 b$ necesarios en el Escenario de Transición Económica. Las energías eólica y solar representan el 74% de la capacidad de generación en el Escenario de Transición Acelerada, con la energía eólica alcanzando poco más de 3,6 TW y la energía solar 4,2 TW. La energía eólica marina también juega un papel cada vez más importante, alcanzando los 740 GW en 2050.

Si bien las industrias solar y eólica de China ya están bien establecidas, un mercado más grande conducirá a una nueva fase de crecimiento. Más importante aún, bajo el Escenario de Transición Acelerada, China tiene la oportunidad de usar su propio mercado interno, como lo hizo efectivamente con la fabricación de energía solar, baterías y vehículos eléctricos, para lograr el liderazgo mundial en nuevas tecnologías como los electrolizadores para la producción de hidrógeno.

Las opciones despachables sin carbono, como las turbinas de gas alimentadas con hidrógeno, serán cruciales para cualquier sistema energético que tenga como objetivo lograr una descarbonización agresiva. Las energías eólica y fotovoltaica pueden generar generación barata, pero no están disponibles las 24 horas. El hidrógeno se puede producir limpiamente dividiendo el agua usando electricidad renovable en un dispositivo llamado electrolizador. Este equipo es caro, pero los costes se han reducido en un 40% en los últimos cinco años y podrían caer aún más si la industria se amplía. China ya tiene el coste más bajo de electrolizadores. Sin embargo, está empezando a quedarse atrás de los países europeos que han estado anunciando planes agresivos para el despliegue de electrolizadores como parte de sus medidas de estímulo tras la pandemia del Covid-19. China debe considerar políticas que apoyen el uso de hidrógeno para sectores que son difíciles de descarbonizar, como el acero y el cemento.

Lanzado en la Cumbre BNEF de Shanghai, «La descarbonización acelerada de China» muestra que el viaje de China hacia la neutralidad en carbono generará billones de dólares en nuevas inversiones en todas las principales tecnologías bajas en carbono. Los sectores de la energía solar, eólica, de vehículos eléctricos y, cada vez más, del hidrógeno, jugarán un papel central, creando nuevas oportunidades para la industria de China en el país y a nivel internacional. Acelerar la descarbonización de la economía China requerirá reformas para continuar y la movilización de todos los interesados públicos y privados del sector energético.