La electrificación no es suficiente para alcanzar el objetivo cero neto, advierte el Energy Transition Outlook 2021 de DNV

La electrificación no es suficiente para alcanzar el objetivo cero neto, advierte el Energy Transition Outlook 2021 de DNV

Un nuevo pronóstico de la transición energética de DNV advierte que incluso si toda la electricidad fuera «verde» a partir hoy, el mundo aún estaría muy lejos de alcanzar las ambiciones de cero emisiones netas para 2050 del Acuerdo de París COP21.

Energy Transition Outlook de DNV, ahora en su quinto año y lanzado dos meses antes de que tenga lugar la COP26 en Glasgow, proporciona un pronóstico independiente de la evolución del sistema energético global hasta 2050.

El informe de 2021 destaca la pandemia mundial como una «oportunidad perdida» para acelerar la transición energética, ya que los paquetes de recuperación de Covid-19 se han centrado principalmente en proteger más que en transformar las industrias existentes.

La electrificación está en camino de duplicar su tamaño en el plazo de una generación y las energías renovables ya son la fuente más competitiva de nueva energía; sin embargo, el pronóstico de DNV muestra que las emisiones globales se reducirán solo un 9% para 2030, mientras las economías globales consumen con el presupuesto de carbono de 1,5 ˚C acordado.

El Acuerdo de París de la COP21 tenía la intención de mantener el calentamiento global “muy por debajo de los 2 °C” y esforzarse por limitar su aumento a 1,5 °C. DNV ha sido coherente pronosticando una rápida transición hacia un sistema energético descarbonizado para mediados de siglo.

A pesar de ser una transición tan rápida,, el pronóstico de DNV es que a pesar de todos los esfuerzos que se están haciendo, definitivamente no es lo suficientemente rápido para que el mundo logre las ambiciones del Acuerdo de París y advierte que el planeta probablemente alcanzará un calentamiento global de 2,3 ˚C hacia el final del siglo.

Remi Eriksen, presidente del grupo y director ejecutivo de DNV, dijo: “Hemos visto a gobiernos de todo el mundo tomar medidas extraordinarias para gestionar los efectos de la pandemia y estimular la recuperación. Sin embargo, estoy profundamente preocupado por lo que se necesitará para que los gobiernos apliquen la misma resolución y urgencia que han mostrado frente a la pandemia, para frenar el cambio climático. Ahora debemos ver el mismo sentido de urgencia para evitar una catástrofe climática«.

Muchos de los paquetes de recuperación frente a la pandemia se han centrado principalmente en proteger, en lugar de transformar, las industrias existentes. Mucho ‘reconstruir’ en lugar de ‘construir mejor’ y, aunque esta es una oportunidad perdida, no es la última que tenemos para hacer una transición más rápida a un sistema energético profundamente descarbonizado«.

La eficiencia energética sigue siendo la mayor oportunidad para abordar el cambio climático a medida que el mundo se aleja cada vez más de lograr los compromisos de París. Asegurar una mejora significativa en esta área vital se considera la palanca más importante para la transición; lograr una mayor eficiencia es la razón por la que la demanda mundial de energía se estabilizará, incluso a medida que la población y la economía mundiales crezcan.

Las reducciones en el uso de combustibles fósiles han sido notablemente rápidas; sin embargo, estas fuentes, especialmente el gas, seguirán constituyendo el 50% del mix energético global para 2050, lo que hace que la necesidad de invertir y escalar el hidrógeno y la captura y almacenamiento de carbono sea aún más importante. La demanda de petróleo parece reducirse a la mitad, y el uso de carbón se reducirá a un tercio, a mediados de siglo.

ETO 2021 también revela que, si bien el 69% de la energía conectada a la red será eólica y solar en 2050, y la electrificación indirecta (hidrógeno y combustibles eléctricos) y los biocombustibles siguen siendo críticos, ninguna de estas fuentes está creciendo lo suficientemente rápido. El hidrógeno es el portador de energía que tiene el mayor potencial para abordar las emisiones difíciles de reducir; sin embargo, el pronóstico de DNV indica que el hidrógeno solo comienza a crecer a mediados de la década de 2030 e, incluso entonces, solo aumenta al 5% del mix energético para 2050.

Se necesitarán acciones extraordinarias para que la economía del hidrógeno entre en pleno vigor antes, pero estos son tiempos extraordinarios. La ventana para evitar un cambio climático catastrófico se cerrará pronto, y los costos de no hacerlo son inimaginables”, dice el presidente y director ejecutivo de DNV Group, Remi Eriksen.

Conclusiones clave del informe de 2021

  • El Secretario General de la ONU calificó el informe más reciente del IPCC sobre ciencia climática como un «código rojo» para la humanidad. Aunque la demanda de energía se recuperará nuevamente a partir de 2021, será desde una base más baja y tendrá un impacto para el resto de años hasta 2050, la demanda anual mundial de energía fluctuará entre un 6 y un 8% por debajo de las previsiones pre-pandemia de DNV.
  • Se necesita con urgencia una acción a gran escala para acelerar la transición energética, y ETO proporciona directrices claras sobre hacia dónde deben dirigirse dichos esfuerzos
  • La electrificación es, con mucho, el elemento más dinámico de la transición energética, y el informe ETO de este año prevé que la participación de la electricidad en la demanda energética global final se duplique del 19% al 38% en los próximos 30 años.
  • La eficiencia energética también se destaca como el héroe anónimo de la transición energética, y es la principal área de enfoque recomendada para empresas y gobiernos
  • ETO también analiza el impacto en la transición energética del gasto en la recuperación económica frente al COVID-19 de los gobiernos, concluyendo que (con algunas excepciones notables, particularmente en la UE) los gobiernos no han dirigido el gasto en la recuperación hacia la descarbonización.
  • En cuanto a los sectores difíciles de abatir, que actualmente son responsables de alrededor del 25% de las emisiones globales de CO2, el hidrógeno se percibe como la principal alternativa de descarbonización.