La energía eólica supera en Brasil la marca de 14 GW instalados

Brasil acaba de sobrepasar el hito de 14 GW de potencia eólica instalada. Ya son 14,34 GW de potencia instalada en 568 parques eólicos y más de 7.000 aerogeneradores en 12 estados. Para comparación, sirva como ejemplo que esta es la misma capacidad instalada de Itaipú, la mayor central hidroeléctrica de Brasil.

La eólica ha mostrado un crecimiento constante, pasando de menos de 1 GW en 2011 a los 14 GW de ahora, completamente conectados a la red de transmisión. En promedio, la energía generada por estas instalaciones eólicas equivale actualmente al consumo residencial medio de cerca de 26 millones de viviendas (80 millones de personas).

Brasil pasó del 15º lugar en el ranking de potencia eólica instalada en 2012 a la 8ª posición el año pasado, según el Global Wind Energy Council. También es importante mencionar, que el año pasado Bloomberg New Energy Finance estimó la inversión del sector eólico en Brasil en 3.570 M$, representando el 58% de las inversiones realizadas en renovables en el país (eólica, solar, biomasa, biocombustibles y residuos, PCH y otros). Considerando el período de 2010 a 2017, la inversión ya pasa de los 30.000 M$. Estos son algunos de los datos que muestran la importancia del sector eólico, su capacidad de crecer, hacer inversiones y generar beneficios para Brasil.

La energía eólica ya está llegando a atender casi el 14% del Sistema Interconectado Nacional – SIN. El dato está en el último Boletín Mensual de Datos del ONS, referente al mes de septiembre y que muestra que, el 19 de septiembre, un miércoles, la energía eólica llegó al porcentaje del 13,98% de atención record del SIN.

En el caso específico del Nordeste, los récords de atención a la demanda ya superan el 70%. El dato más reciente de récord de la región es del 13 de septiembre, un jueves, cuando el 74,12% de la demanda fue atendida por la energía eólica, con una generación media diaria de 7.839,65 MW y un factor de capacidad del 76,58%. En esta fecha, hubo un máximo a las 8h, con un 82,34% de atención de la demanda y un 85,98% de factor de capacidad. En el mismo día, el Nordeste fue exportador de energía durante todo el día, una realidad totalmente opuesta al histórico de este submercado que es por naturaleza importador de energía.

En los primeros ocho meses de 2018, la eólica generó una cantidad de energía un 19% superior a la generada en el mismo período del año pasado, de acuerdo con datos consolidados del boletín InfoMercado mensual de la Cámara de Comercialización de Energía Eléctrica. La CCEE también informó que durante el mes de agosto, los parques eólicos registraron la mayor producción de energía de la historia al alcanzar los 7.017 MW medios. La producción elevó la representatividad de la fuente, en relación a toda la energía generada en el período por las centrales del Sistema, hasta el 11,5% en 2018.

Hasta 2024, se instalarán otros 4,46 GW en 186 nuevos parques eólicos, llevando al sector a la marca de 18,80 GW, considerando sólo subastas ya realizadas y contratos firmados en el mercado libre. Con nuevas subastas, estos importes se elevarán.

El éxito de la energía eólica en Brasil

Para producir energía eólica, son necesarios buenos vientos: estables, con la intensidad correcta y sin cambios bruscos de velocidad o de dirección. Brasil tiene la suerte de tener una cantidad enorme de este tipo de viento, lo que explica en gran medida el éxito de la eólica en Brasil en los últimos años. En comparación, se puedecitar que el promedio mundial del factor de capacidad (medida de productividad del sector) está en torno al 25%. En Brasil, en los doce meses de septiembre de 2017 a agosto de 2018, el factor de capacidad promedio fue del 42,5%, alcanzando picos de superiores al 60% en un mes y habiendo pasado del 80% en el caso de los récords registrados por el ONS en el Nordeste en un día.

Otro punto favorable del desarrollo de la eólica en Brasil es el hecho de que la cadena productiva sea nacional en un 80%, generando empleos y produciendo con alta tecnología e inversión.