La energía eólica terrestre recibe un fuerte apoyo pues Europa recaudó 13.000 M€ para financiar nuevos proyectos en tierra en 2019

Europa vio una confirmación de nuevas inversiones en parques eólicos por valor de 19.000 M€ en 2019, según el informe anual de WindEurope Financing and Investment Trends publicado en abril. Se invirtieron otros 33.000 M€ en la refinanciación de parques eólicos, la adquisición de proyectos de parques eólicos y otras transacciones.

La mayoría de las inversiones en nuevos parques eólicos fueron en eólica terrestre: 13.000 M€. Esto cubrió más de 10 GW de nuevos proyectos, mostrando el fuerte interés continuado en Europa por el desarrollo de parques eólicos en tierra.

Los gobiernos y los inversores siguen teniendo un fuerte apetito por la eólica terrestre, porque en la mayor parte de Europa es la forma más barata de nueva capacidad de generación de energía. Las últimas subastas en Polonia, Dinamarca, Grecia, Francia, Italia y Lituania atestiguan el fuerte apoyo a la eólica terrestre y los precios competitivos. WindEurope espera que la eólica terrestre suponga el 80% de todas las adiciones de capacidad eólica en los próximos cinco años.

España financió la mayoría de los proyectos de energía eólica en 2019, tanto en términos de capacidad financiada como de cantidad invertida, 2.800 M€. Sorprendentemente, los siguientes mayores inversores en eólica terrestre entre los estados miembros de la UE fueron Suecia y Polonia.

Los inversores entienden que la energía eólica es una buena apuesta para cumplir con el Acuerdo Verde Europeo. La eólica genera hoy el 15% de la electricidad de Europa. La Comisión de la UE espera que sea del 50% para 2050. Y 2019 podría haber sido un año récord para las inversiones eólicas en Europa, si no hubiera sido por una fuerte caída en las nuevas inversiones en Alemania. El problema de Alemania está en los permisos, las reglas son demasiado complejas y no está claro a dónde se dirigen: el Gobierno debe aclarar las cosas para recuperar a los inversores.

El informe muestran un creciente interés de las empresas por comprar energía renovable. Los compradores corporativos pueden reducir y fijar los costes de la electricidad con el tiempo y reducir su impacto en el medio ambiente mediante la firma de un PPA a largo plazo. Nunca antes se habían firmado más acuerdos de compra corporativa de energía renovable (PPAs) que el año pasado. Entre todas las fuentes de energía renovables, las empresas contrataron más de 2,5 GW solo en 2019, y la energía eólica contribuyó con alrededor de 1,7 GW.

El informe también analiza de cerca a los diversos inversores involucrados en la financiación de energía eólica. Los bancos desempeñan un papel cada vez mayor al extender más de 20.000 M€ de deuda sin recurso en 2019. La importancia de la deuda sin recurso continúa creciendo. Ahora representa el 49% de toda la inversión en nuevos proyectos eólicos terrestres y el 77% de toda la inversión en nuevos parques eólicos marinos.

El Plan de Inversión de Europa Sostenible, el pilar de inversión del Pacto Verde Europeo tiene como objetivo movilizar al menos 1b€ en capital privado y público adicional para proyectos de energía renovable en la próxima década. Sin embargo, la perspectiva a corto plazo se ve ensombrecida por los efectos del COVID-19. Es probable que la pandemia reduzca la liquidez del mercado en los mercados de deuda y acciones.