La energía solar de nueva construcción ahora es más barata de operar que las centrales de carbón existentes en China, India y la mayor parte de Europa

La energía solar de nueva construcción ahora es más barata de operar que las centrales de carbón existentes en China, India y la mayor parte de Europa
Foto de 3d creado por freepik - www.freepik.es

La energía renovable barata desafía a la energía de carbón y gas existente en países que representan casi la mitad de la población mundial y las emisiones de CO2 del sector energético, según la última actualización de LCOE de BloombergNEF (BNEF).

La actualización del LCOE del primer semestre de 2021 muestra que la fotovoltaica ha superado un nuevo hito importante frente al carbón. Ya era más barata de construir y operar durante su vida útil que las nuevas centrales eléctricas de carbón y gas, para más de las dos terceras partes de la población mundial. Pero ahora, construir y operar nueva energía solar fotovoltaica a gran escala es más barato que operar plantas de carbón existentes en China, India y en la mayor parte de Europa.

Actualización del LCOE del primer semestre de 2021: hallazgos clave

Las estimaciones de BloombergNEF para el LCOE de la fotovoltaica a gran escala y de la eólica terrestre cayeron a 48 y 41 por $/MWh en la primera mitad de 2021, disminuyendo un 5% y un 7% respectivamente desde el primer semestre de 2020, y hasta un 87% y un 63% desde 2010. Estos puntos de referencia ocultan una serie de estimaciones a nivel de país que varían según la madurez del mercado, el tamaño del proyecto, las condiciones de financiación locales y los costes laborales. Los LCOE más bajos en la primera mitad de 2021 se pueden encontrar en Brasil y Texas para la eólica terrestre, y en Chile e India para la fotovoltaica, todos a 22 $/MWh.

En China, el mercado renovable más grande, BNEF estima que el coste de construir y operar una planta fotovoltaica es ahora de 34 $/MWh, más barato que el coste de operar una central eléctrica típica de carbón, que se sitúa en 35 $/MWh. De manera similar, en India, la nueva energía solar puede alcanzar un coste nivelado de 25 $/MWh, en comparación con el coste promedio de operación de las centrales eléctricas de carbón existentes, calculado en 26 $/MWh. Juntas, China e India representan el 62% de toda la capacidad de carbón en todo mundial, producen alrededor de 5,5 Gt de CO2 al año, o el 44% de las emisiones del sector energético mundial.

En Europa, el LCOE de la energía solar de nueva construcción oscila entre los 33 $/MWh en España y los 41 $/MWh en Francia, o los 50 $/MWh en Alemania. Este coste se ha reducido en un promedio del 78% en todo el continente desde 2014. Esto es mucho más bajo que los costes de funcionamiento típicos de las centrales eléctricas de carbón y gas en la región, que BNEF estima en más de 70 $/MWh en 2021. El coste de operación de plantas de carbón y gas en la UE ha aumentado desde 2018, ya que el precio del carbono se ha duplicado a más de 50 $/t.

Con las economías comenzando a reabrirse y la demanda de productos básicos repuntando, la primera mitad de 2021 ha destacado el papel fundamental de los precios de los materiales en las industrias de la transición energética. Los precios mundiales del acero se duplicaron respecto al año anterior, lo que afectó a los costes de los aerogeneradores. El polisilicio, la principal materia prima para las células fotovoltaicas cristalinas, ha triplicado su precio desde mayo de 2020.

En China e India, BNEF ha registrado aumentos del 7% y 10%, respectivamente, en los precios de los módulos fotovoltaicos desde la segunda mitad de 2020. De manera similar, los precios de los aerogeneradores aumentaron en India un 5% en los últimos seis meses. Pero hay que poner en perspectiva el impacto de la subida de los precios de las materias primas. En primer lugar, la fabricación, no los materiales, constituye la mayor parte de los costes finales de los aerogeneradores, los módulos fotovoltaicos y los paquetes de baterías. En segundo lugar, las cadenas de suministro absorberán parte de ese aumento, antes de que afecte a los desarrolladores. En tercer lugar, algunos desarrolladores tienen órdenes de compra a más largo plazo, lo que podrían protegerlos contra este aumento durante algún tiempo.