La energía solar fotovoltaica emplea a más mujeres que cualquier otra energía renovable

La energía solar fotovoltaica emplea a más mujeres que cualquier otra energía renovable

Un nuevo informe de IRENA muestra que la industria solar fotovoltaica tiene la mayor proporción de mujeres empleadas a tiempo completo, alcanzando el 40% en 2021.

La energía solar fotovoltaica (FV) se ha convertido en el principal empleador del sector de las energías renovables, tanto en número global de empleados como en equilibrio de género. En 2021, la industria solar fotovoltaica empleará a 4,3 millones de personas, un tercio de todos los puestos de trabajo en el sector de las energías renovables en todo el mundo. Las mujeres representan el 40% de esta cifra. Es casi el doble de la proporción de mujeres empleadas en la industria eólica (21%) y en el sector del petróleo y el gas (22%). También es superior al porcentaje medio de mujeres empleadas en todos los sectores de las energías renovables, que es del 32%.

El nuevo informe de la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA), Solar PV: A Gender Perspective, concluye que las mujeres son las que mejor se desempeñan en la fabricación de energía solar fotovoltaica, ya que representan el 47% de la fuerza laboral. Los proveedores de servicios y los promotores les siguen con un 39% y un 37%, respectivamente, mientras que los instaladores de energía solar fotovoltaica son los que menos trabajan, con apenas un 12% de la mano de obra del segmento.

«Una transición energética justa e integradora no consiste únicamente en el acceso a la energía. Se trata de asegurar que todo el mundo esté incluido y se beneficie del proceso», afirma Francesco La Camera, Director General de IRENA. «Las conclusiones de nuestro nuevo informe son prometedoras y confirman el gran potencial de la energía renovable como empleador igualitario, pero también señalan la necesidad de intensificar nuestros esfuerzos para allanar el camino para que más mujeres lideren la transición energética y den forma a nuestro futuro compartido.»

Presentado en la 8ª Conferencia Mundial sobre Conversión de Energía Fotovoltaica en Milán, el informe destaca la necesidad de igualdad de oportunidades para las mujeres en los puestos técnicos de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM) y en otros campos profesionales, donde ocupan el 38% y el 32% de los puestos, respectivamente. Además, hay un amplio espacio para que las mujeres ocupen más puestos de decisión, ya que actualmente ocupan el 30% de los puestos directivos y apenas el 13% de los puestos de alta dirección en la industria solar fotovoltaica.

La energía solar fotovoltaica descentralizada, por otro lado, parece ofrecer importantes oportunidades, ya que la cadena de valor de la energía solar fotovoltaica sin conexión a la red involucra a las mujeres tanto en el suministro de soluciones como en los beneficiarios. Impulsadas en parte por los despliegues de energía solar fotovoltaica sin conexión a la red, las mujeres representan el 35% de otros puestos no técnicos como el marketing, las ventas, la distribución y el montaje e instalación de productos.

Basado en la encuesta mundial de IRENA realizada en 2021 a unas 1.300 personas y organizaciones, el informe evalúa el papel de las mujeres en la industria solar fotovoltaica, destacando los obstáculos y las oportunidades. Las barreras más destacadas son la percepción de los roles de género, la falta de políticas justas y transparentes, así como las normas culturales y sociales que determinan el comportamiento.

Sensibilizar sobre la igualdad de género, mejorar las políticas nacionales y las del lugar de trabajo, ofrecer más formación, oportunidades de establecer redes y acceso a mentores son pasos fundamentales para nivelar el campo de juego de las mujeres en el sector. Estos esfuerzos son necesarios no sólo para aumentar la participación de las mujeres, sino también para diversificar la mano de obra incluyendo las visiones, talentos y habilidades de todos los grupos minoritarios.

Este es el tercer informe de la serie Perspectiva de Género, que forma parte del amplio trabajo de investigación de IRENA sobre los efectos del despliegue de las energías renovables durante las transiciones energéticas. El enfoque inicial sobre la creación de empleo y las competencias se amplió con el tiempo para abarcar otros elementos socioeconómicos como el producto interior bruto, medidas más amplias de bienestar, la creación de valor económico local, la mejora de los medios de vida y los impactos diferenciados por género.