La energía termosolar supera, un año más, los 5 TWh en 2019

0 17

La energía termosolar ha vuelto a superar los 5 TWh de generación eléctrica al sumar 5.166 GWh en 2019, lo que representa un incremento del 16,8% sobre 2018 y un 3,8% respecto a la media de los últimos cinco años. Un año más, la generación termosolar en España ha demostrado su fiabilidad, al alcanzar contribuciones puntuales de cerca del 10% y un 2,1% del total de generación eléctrica en España en 2019, consolidando su imagen de tecnología fiable tras más de 10 años de operación de parte de su flota.

La termosolar ha reforzado durante el pasado año su posicionamiento como tecnología imprescindible para afrontar la transición energética, gracias al almacenamiento térmico del que estarán provistas todas las futuras centrales, que podrán comenzar a despachar a partir del atardecer reemplazando parte de la producción fotovoltaica y reduciendo la necesidad de respaldo fósil durante la noche.

Protermosolar destaca que las actuales instalaciones termosolares, algunas de ellas con más de una década de operación, siguen operando sin dar señales de degradación e incorporando experiencias de funcionamiento que las hacen más eficientes.

Según Protermosolar, España cuenta, a diferencia de otros países europeos, con la posibilidad de desplegar, por la disponibilidad de emplazamientos y capacidad de sus empresas, una tecnología renovable, gestionable y con almacenamiento, como son las centrales termosolares, que facilitará la consecución del objetivo de renovables y descarbonización previsto en el PNIEC a 2030.

Para Protermosolar, estos datos ponen de manifiesto la confianza que debe tenerse en esta tecnología y lo acertado de plantear un despliegue, como el previsto en el PNIEC, en esta próxima década para alcanzar los objetivos a 2030. En este sentido, implantar sistemas de almacenamiento en aquellas centrales que actualmente no disponen de él o hibridar algunas centrales con biomasa, reforzarían su valor para el sistema. Asimismo, el incorporar el autoconsumo fotovoltaico en las centrales actuales incrementaría su producción síncrona y gestionable. Respecto a la flota futura, su despacho complementario a la fotovoltaica contribuiría a la integración de energía renovable en el sistema, optimizando las infraestructuras de transmisión, existentes y futuras, y contribuyendo a la estabilidad de la red.

Las nuevas centrales termosolares, provistas de grandes sistemas de almacenamiento y despachando la electricidad a partir del atardecer, aliviarían las rampas que provocarían diariamente la caída de producción de la fotovoltaica por la tarde y evitarían, en gran medida, las emisiones que, de otra forma, irían asociadas a la combustión de gas en los ciclos combinados. Pero, además, los tanques de almacenamiento de las centrales termosolares podrían utilizarse para captar los vertidos de las tecnologías eólica y fotovoltaica, evitando inversiones superiores a los 20.000 millones de euros en sistemas de baterías o nuevas instalaciones de bombeo. Las centrales termosolares podrían actuar incluso de reserva estratégica a disposición del operador del sistema para los momentos de máxima demanda al poder mantener una parte importante de su capacidad durante días, semanas o meses, para cuando fuese requerido con disponibilidad absoluta.