La expansión de la energía renovable de Irlanda atrae inversiones masivas ya que se espera que alncavce el 65% de la capacidad instalada del país para 2030, dice GlobalData

Se espera que Irlanda atraiga una inversión masiva ya que el país agregará 5,8 GW de capacidad renovable no hidroeléctrica durante la próxima década para alcanzar un total de 9,6 GW en 2030 y representará el 65% de la capacidad instalada del país, de acuerdo con el informe de GlobalData, “Ireland Power Market Outlook to 2030, Update 2019 – Market Trends, Regulations, and Competitive Landscape“. El informe revela que para alcanzar una capacidad de energía renovable no hidroeléctrica de 9,6 GW en 2030, Irlanda aumentará enormemente su inversión en eólica marina y solar fotovoltaica.

Durante el período de pronóstico, la capacidad de energía eólica marina aumentará de 25 MW a 1,9 GW a una tasa de crecimiento anual compuesta (CAGR) del 48,8%, y la energía solar fotovoltaica aumentará desde 25 MW a 1,3 GW a una CAGR del 43%. Durante el mismo período, el consumo de energía en Irlanda verá un aumento mínimo, llegando a 31,4 TWh en 2030 partiendo de 27,9 TWh en 2019 (un CAGR marginal del 1,1%).

La capacidad de eólica marina y solar fotovoltaica de Irlanda tiene un potencial considerable, que impulsará la contribución de la energía renovable a la capacidad instalada desde un 62% en 2025 y al 65% para 2030. Esto abrirá nuevos mercados para aerogeneradores y módulos fotovoltaicos, como así como para los equipos asociados requeridos para transmitir la energía generada a la red. El mercado para tender cables bajo el mar también será una oportunidad comercial clave en el país.

Esta adición a la capacidad de energía renovable de Irlanda está siendo impulsada por varios incentivos y políticas gubernamentales destinados a llenar el vacío dejado por la eliminación gradual del carbón en 2025.

La expansión de la capacidad renovable requerirá la modernización de la red para gestionar volúmenes mucho más altos de energía renovable con una variabilidad inherente. Esto, a su vez, implicará una gran inversión en infraestructura de red junto con la introducción de sistemas de almacenamiento de energía para permitir un suministro constante de energía cuando no haya energía renovable disponible.

Con un aumento mínimo en el consumo de energía esperado, la capacidad de energía a base de gas de Irlanda, que proporciona la demanda de energía de carga base del país, combinada con esos nuevos recursos renovables con sistemas integrados de almacenamiento de energía, están bien situados para satisfacer las demandas de energía del país durante la próxima década.