La Fundación Renovables se congratula por los resultados de las nuevas subastas de renovables

La Fundación Renovables se congratula por el resultado de las tan esperadas subastas, pero afianza la concentración de los 3.043 MW adjudicados en manos de un puñado de grandes adjudicatarios, olvidando la incorporación de otros más pequeños. El hecho de haber abandonado el diseño de las acaecidas en 2016 y 2017 ya era un éxito, generando una expectación, tanto mediática como privada, que al final ha provocado más de 9.700 MW en ofertas presentadas, de los que 3.043 MW han sido para 32 adjudicatarios.

El precio medio de 24,47 €/MWh de la tecnología fotovoltaica, con un mínimo de 14,89 €/MWh y un máximo de 28,9 €/MWh, muy inferior al precio del pool de 2020 de 33,96 €/MWh (un 39% menor al de 2020 y un 49% al de 2019), indica que las subastas son un muy buen mecanismo para abaratar los precios de la electricidad, permitiendo evitar el marginalismo que actualmente fija los precios en el mercado eléctrico (7,5 TWh de la subasta, un 3% de la demanda sobre 2020) y ratifica que la tecnología fotovoltaica a día de hoy es la más baja en costes, reconociendo el gran esfuerzo del sector renovable.

Uno de los objetivos principales era dar seguridad a los inversores, unos ingresos a largo plazo que les permita reducir el coste de financiación de los proyectos trasladando una señal de seguridad, de viabilidad económica, de estabilidad regulatoria y de ingresos a medio plazo, algo de lo que carecen los agentes más pequeños y que seguirá ocurriendo, al no haber añadido tramos para la generación distribuida, como demandamos desde la Fundación Renovables.

El diseño de las subastas creado por el MITECO ha generado una concentración de adjudicatarios, con un perfil de grandes macroproyectos detrás, ahondando más en la brecha entre los grandes y los pequeños agentes, por lo que consideramos que debería haber ciertas limitaciones al no diversificar la incorporación de nuevos agentes, una de las principales premisas en sus motivos de convocatoria.

Fundación Renovables espera que en las próximas convocatorias de subastas se avance hacia la incorporación de una mayor diversidad, con ofertas específicas para la generación distribuida, la exigencia de madurez en los proyectos y cláusulas anti especulación que nos permita evitar los ligeros desajustes de concentración de agentes y diversificar, todavía más, los perfiles de los adjudicatarios.