La industria emergente del hidrógeno puede ayudar a afrontar el cambio climático, pero hay que gestionar riesgos complejos

La industria emergente del hidrógeno puede ayudar a afrontar el cambio climático, pero hay que gestionar riesgos complejos

Impulsado por programas de financiación gubernamental en todo el mundo, se prevé que el hidrógeno desempeñe un papel destacado en la transición energética hacia una economía de bajas emisiones de carbono. Como alternativa a los combustibles fósiles como el petróleo y el carbón, las soluciones de hidrógeno pueden ser clave para abordar el cambio climático en el futuro, ayudando a muchas industrias a reducir sus emisiones de carbono. Aunque la tecnología del hidrógeno se utiliza desde hace décadas, los megaproyectos que se están planificando en la actualidad requieren un aumento de la gestión de riesgos. Un nuevo informe de Allianz Global Corporate & Specialty (AGCS) destaca algunas de las oportunidades y retos de la industria emergente del hidrógeno, subrayando que los riesgos potenciales en torno a la producción, el almacenamiento y el transporte del hidrógeno – sobre todo el fuego y la explosión, pero también los fallos técnicos y la interrupción del negocio – deben gestionarse de forma proactiva.

«El hidrógeno (producido a partir de energías bajas en carbono o incluso renovables) tiene una importancia creciente para la sustitución de los combustibles fósiles en los ámbitos de la energía, el abastecimiento, la movilidad y la industria«, afirma Chris van Gend, Director Global de Energía y Construcción de AGCS. «Tiene el potencial de pasar de ser una fuente de energía de nicho a convertirse en un gran negocio, con países que han comprometido miles de millones para ampliar su infraestructura y con el lanzamiento de proyectos en todo el mundo. A pesar de estos éxitos, hay retos a superar para que el hidrógeno se convierta en una parte importante de la transición energética, como el coste de producción, la complejidad de la cadena de suministro y la necesidad de nuevas normas de seguridad.» 

Con el respaldo de los gobiernos: Más de 30 países han elaborado hojas de ruta del hidrógeno

El cambio global hacia la descarbonización ha provocado un fuerte impulso en la industria del hidrógeno. El hidrógeno ofrece varias opciones para la transición hacia una economía baja en carbono: como portador de energía y medio de almacenamiento para su reconversión en electricidad, como combustible para todos los medios de transporte y movilidad y como potencial sustituto de los hidrocarburos fósiles en industrias como la producción de acero o la petroquímica.

En todo el mundo existe un fuerte compromiso gubernamental con las iniciativas de hidrógeno, respaldado por el apoyo financiero y la regulación: a principios de 2021, más de 30 países han elaborado hojas de ruta para el hidrógeno y los gobiernos de todo el mundo han comprometido más de 70.000 M$ en financiación pública, según McKinsey. Hay más de 200 proyectos de producción a gran escala en marcha. En España, el pasado mes de febrero, una compañía de energía ha presentado al Ministerio de Transición Ecológica su interés por desarrollar hasta 23 proyectos de hidrógeno renovable en las distintas fases de la cadena de valor de este combustible. Uno de los anuncios más significativos ha sido la «estrategia del hidrógeno para una Europa climáticamente neutra» de la Comisión Europea, publicada en julio de 2020, que incluye un ambicioso objetivo de 40 GW de capacidad de electrolizadores para producir hidrógeno verde en Europa en 2030.

Evaluación del entorno de riesgo 

Muchas de las tecnologías utilizadas para la generación de hidrógeno o de energía a partir del hidrógeno son bien conocidas en principio. Los consultores de riesgos de AGCS tienen una gran experiencia en la gestión de proyectos de hidrógeno en diferentes ámbitos. «Hoy en día, la gran mayoría del hidrógeno se produce y se utiliza in situ en la industria. La novedad es que el tipo y la escala de su adaptación están cambiando fundamentalmente, con el rápido crecimiento previsto de las industrias en el futuro. Vemos el advenimiento de proyectos a escala gigantesca en muchos países, con la entrada en el mercado de varios actores nuevos y el redimensionamiento de los ya establecidos, y la gestión de riesgos tiene que seguir el ritmo«, dice Thomas Gellermann, consultor de riesgos de AGCS y experto del Centro de Tecnología de Allianz. Desde el punto de vista tecnológico, AGCS destaca los siguientes riesgos operativos:

  • Riesgos de incendio y explosión: El principal riesgo al manipular el hidrógeno es el de explosión cuando se mezcla con el aire. Además, las fugas son difíciles de identificar sin detectores específicos, ya que el hidrógeno es incoloro e inodoro. Una llama de hidrógeno es casi invisible a la luz del día. Las estadísticas de investigación de siniestros del sector muestran que aproximadamente uno de cada cuatro incendios de hidrógeno puede atribuirse a fugas, y que alrededor del 40% no se detectan antes del siniestro.

    «La protección contra incendios y explosiones debe considerarse en tres niveles diferentes«, explica Gellermann. «Impedir en lo posible el escape de gases inflamables. Garantizar un diseño seguro de las instalaciones eléctricas y de otro tipo en zonas en las que no puedan excluirse las fuentes de ignición, y construir edificios e instalaciones que soporten una explosión con daños limitados. La manipulación adecuada del gas hidrógeno es fundamental, y cualquier situación de emergencia requiere un equipo de seguridad contra incendios adecuado

Un análisis de la AGCS de más de 470.000 siniestros en todos los sectores industriales durante cinco años muestra lo caro que puede ser el riesgo de incendio y explosión. Los incendios y las explosiones causaron daños considerables y pérdidas por valor de más de 14.000 M€ (16.700 M) durante el periodo analizado. Excluyendo las catástrofes naturales, más de la mitad (11) de los 20 mayores siniestros de seguros analizados se debieron a esta causa, lo que la convierte en la primera causa de siniestro para las empresas de todo el mundo.

  • Fragilidad de los materiales: La difusión del hidrógeno puede hacer que el metal y el acero (especialmente los aceros de alta resistencia) se vuelvan frágiles y una amplia gama de componentes podría verse afectada, por ejemplo, tuberías, contenedores o componentes de maquinaria. Junto con la fragilidad, puede producirse la fisuración inducida por hidrógeno (HAC). Para la seguridad de los sistemas de hidrógeno, es importante que se tengan en cuenta en la fase de diseño problemas como el riesgo de fragilidad y el HAC. Esto se garantiza seleccionando materiales adecuados para las cargas previstas y considerando las condiciones de funcionamiento apropiadas (presión del gas, temperatura, carga mecánica). Los aceros de alta resistencia corren un riesgo especial de sufrir daños relacionados con el hidrógeno.
  • Riesgos de interrupción de los negocios (BI): La producción o el transporte de hidrógeno suelen implicar equipos de alta tecnología y el fallo de las piezas críticas podría dar lugar a una grave interrupción de la actividad y a importantes pérdidas financieras. Por ejemplo, en caso de daños en las celdas de electrólisis (utilizadas en la electrólisis del agua) o en los intercambiadores de calor de las plantas de licuefacción, podría llevar semanas, si no meses, sustituir estos equipos esenciales, lo que provocaría retrasos en la producción. Además, los costes de lucros cesantes tras un incendio pueden aumentar considerablemente el total de las pérdidas. Por ejemplo, el análisis de la AGCS muestra que, en todos los sectores de la industria, la pérdida media de BI de un incidente de incendio es alrededor de un 45% más alta que la pérdida media de propiedad directa.

Se espera un aumento significativo de la demanda de seguros

Si bien los proyectos de hidrógeno independientes han sido poco frecuentes en el mercado de seguros hasta la fecha, la producción de hidrógeno como parte de las instalaciones integradas de refinado y petroquímica ha sido durante mucho tiempo un elemento básico de la cartera de seguros de energía y construcción de AGCS. Dados los numerosos proyectos previstos en todo el mundo, las aseguradoras pueden esperar un aumento significativo de la demanda de cobertura en el futuro para construir y operar plantas de electrólisis o tuberías para el transporte de hidrógeno.

«Como en cualquier riesgo energético, el fuego y la explosión son peligros clave. La interrupción de la actividad y la responsabilidad civil también son fundamentales, así como los riesgos de tránsito, instalación y fallos mecánicos«, explica van Gend. Espera un aumento significativo de las oportunidades a las que AGCS pretende responder de forma proactiva. «Estamos desarrollando un enfoque de suscripción más detallado para los proyectos de hidrógeno, asegurándonos de que podemos servir a los clientes en todo el mundo. Existe, con razón, un gran entusiasmo en torno a las soluciones de hidrógeno como motor clave hacia una economía con bajas emisiones de carbono, pero no debemos pasar por alto que estos proyectos implican riesgos industriales y energéticos complejos y requieren altos niveles de experiencia en ingeniería y conocimientos de seguros para poder ofrecer cobertura. Aplicaremos el mismo rigor en la selección y suscripción de riesgos para los proyectos de hidrógeno que en nuestro actual negocio de construcción y explotación de energía.”