La inversión en energía limpia se redujo en los mercados emergentes durante la pandemia

Las políticas de impuestos a la energía de la UE no concuerdan con sus objetivos climáticos 2022

A pesar de que 2020 fue un año récord para la inversión en transición energética, los inversores destinaron 67.000 M$ menos a energías limpias en mercados emergentes comparado con los países más ricos, según un nuevo estudio de BloombergNEF (BNEF). Estos resultados sugieren que los inversores se retiraron a toda prisa de los mercados en vías de desarrollo para reenfocarse en países más ricos durante la pandemia del COVID-19.

Según la encuesta anual Climatescope de BNEF, el volumen de inversión en transición energética en países en vías de desarrollo cayó un 10% entre 2019 y 2020. Los inversores desplegaron más fondos en países de la OCDE, cuyo riesgo es típicamente menor, lo que marcó un cambio significativo respecto a años anteriores, cuando estas economías de rápido crecimiento atraían la mayoría de los nuevos fondos que se desplegaban.

En 2020, los países desarrollados recibieron 262.000 M$ (57%) de la inversión global en transición energética, que incluye renovables, vehículos eléctricos y calefacción electrificada. Las economías en vías de desarrollo recibieron 195.000 M$, el 43% restante. Por contraste, los mercados emergentes recibieron una ligera mayoría de los fondos a nivel global en 2019 y alrededor del 59% en 2017.

Los resultados del estudio de Climatescope se publicaron tras la COP26, la conferencia climática que se llevó a cabo en Glasgow a finales de 2021. En esta, los gobiernos de los países más ricos reiteraron su anterior promesa incumplida de ofrecer 100.000 M$a los países en vías de desarrollo con el fin de combatir los efectos del cambio climático. Cabe destacar que las cifras de Climatescope no representan solo los flujos extranjeros, sino que cubren todo el capital desplegado en dichos países, incluyendo los considerables volúmenes de capital recaudado y gastado a nivel local en sitios como China continental y Brasil.

El aumento de inversión en las naciones más ricas se explica en parte por el crecimiento explosivo en la adopción de vehículos eléctricos en Europa Occidental y, en menor grado, en EE.UU. En otros mercados emergentes (sin incluir China continental), los índices de compra de vehículos eléctricos se han mantenido bajos hasta la fecha, ya que estos vehículos suelen ser más caros que los de combustión interna. Es raro que los gobiernos de dichas naciones puedan permitirse los tipos de subsidios que reciben los consumidores en las naciones más ricas.

Sin embargo, la tendencia de alejarse de los mercados emergentes y centrarse en países de menor riesgo quedó evidenciado por los flujos de financiación en activos renovables. La inversión en renovables en países desarrollados aumentó un 24% en 2020, mientras que en mercados emergentes cayó un 9% durante el mismo periodo.

La encuesta de BNEF también halló que los países responsables de casi dos tercios de las emisiones globales de gases de efecto invernadero planean reducir las emisiones de CO2 a cero en una fecha futura. Líderes políticos de países que representan otro 27% están considerando activamente crear leyes con la misma ambición.

Sin embargo, pocos países han creado políticas específicas para lograr estos objetivos a largo plazo. Por ejemplo, la proporción de países en desarrollo con planes de subastas inversas para los contratos de entrega de energía limpia, o que ha implementado tarifas de alimentación no ha cambiado en comparación con 2019. Durante los últimos tres años, menos de la mitad de los mercados emergentes encuestados tenían subastas activas, mientras que alrededor de una cuarta parte tenía mecanismos de tarifas de alimentación en vigor.

China continental lideró la lista de mercados emergentes con una puntuación compuesta de 2,4 sobre una máxima de 5. Aunque el país mantiene la mayor cantidad de plantas de energía a carbón, también es el mercado de oferta y demanda de eólica y solar más grande del mundo. Además, se han creado una serie de políticas que favorecen la adopción de vehículos eléctricos con el fin de promoverlos activamente.

India se clasificó en segundo lugar con una puntuación de 2,35. El país es el mercado más grande del mundo para subastas de energías renovables, lo que ha dado lugar a una inversión sustancial en energías limpias. Croacia terminó en tercer lugar con 2,15 gracias a su objetivo de lograr que las energías renovables representen el 63,8% del consumo de electricidad en 2030.

Teniendo en cuenta solo las puntuaciones relacionadas con el sector eléctrico, India terminó en la parte superior de la lista, seguida por Chile y China continental. El objetivo original de Chile era generar el 20% de la electricidad solo con energías renovables para 2025, el cual superó en 2020 con una generación limpia del 25%.