La Ley de Cambio Climático, un paso previo y necesario para cumplir con el Acuerdo de París, señala AEDIVE

La Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso de la Movilidad Eléctrica, AEDIVE, ha recibido con entusiasmo la aprobación en el Consejo de Ministros de la Ley de Cambio Climático, por cuanto supone un paso previo y necesario para continuar con la estrategia de descarbonización y el cumplimiento de los objetivos firmados en el Acuerdo de París.

AEDIVE prevé que no haya problemas en la tramitación parlamentaria de la Ley, previa a su publicación en el BOE, más allá de ajustes, dado que la industria española de la automoción ha valorado positivamente el anteproyecto de Ley por cuanto permite situar a nivel legal los objetivos a largo plazo que fija la Unión Europea y porque es el punto de partida que permite transformar esos objetivos en realidades a través de actuaciones concretas.

Esta Ley es la antesala a toda una batería de medidas estructurales que, a juicio de la patronal de la movilidad eléctrica, deben reforzar al documento, como la publicación inminente del MOVES2020 y una reforma fiscal verde que ponga en valor las diferentes actuaciones relacionadas con la movilidad eléctrica que mande las señales adecuadas al mercado, al tiempo que refleje la singularidad del vehículo eléctrico como instrumento de movilidad sostenible pero también de eficiencia energética en el impulso de las energías renovables, la generación distribuida y el almacenamiento energético.

Desde AEDIVE valoran los esfuerzos destinados a impulsar el desarrollo de una infraestructura de recarga rápida pública y también, el de la recarga vinculada a través de mecanismos fundamentales como el Código Técnico de la Edificación.

Asimismo, alude el texto a estrategias de movilidad compartida eléctrica, que para AEDIVE van a cobrar mayor importancia en la era post COVID19, cuando buena parte de la ciudadanía habrá perdido poder adquisitivo para comprar, operar y mantener vehículos en propiedad pero necesitará desplazarse y por tanto, alternativas de intermodalidad al transporte público colectivo como el sharing con vehículos cero emisiones, donde las flotas serán fundamentales para democratizar esa movilidad, ofreciendo vehículos de última tecnología a un coste razonable.

“Como país, tenemos que hacernos atractivos y fuertes a la inversión desde las ópticas industrial, tecnológica y de servicios en aquello que va a marcar la tendencia de futuro y esta Ley nos pone en la senda, si bien es un camino que tenemos que recorrer ahora juntos las administraciones y las empresas, con objetivos coordinados, estrategias alineadas y visión de Estado, dentro del conjunto de la Unión Europea”, ha destacado Arturo Pérez de Lucia, director general de AEDIVE, para quien una vez que la Ley se publique en el BOE, es cuándo comenzará realmente el trabajo de campo.

En opinión de AEDIVE, afrontamos un periodo intenso en desafíos, donde nuevos retos sanitarios y económicos ligados a la gestión de la pandemia se juntan con otros que ya llevábamos arrastrando hace tiempo como la crisis climática y todos ellos deben abordarse de forma conjunta para relanzar la economía y crear empleos con una base sólida para Europa y para España, consolidando competitividad y empleos a prueba de futuro y de forma rápida y en esa senda, la movilidad eléctrica se presenta como un eje fundamental del Pacto Verde Europeo.