La pandemia afianza el auge de las energías renovables e impulsa la transición ecológica en España

El actual contexto de pandemia ha evidenciado cómo las energías renovables pueden ser un pilar fundamental en la recuperación económica y la transición ecológica en nuestro país. Según datos de un estudio interno de Imagina Energía, primera comercializadora de energía 100% solar de España, cada vez son más los consumidores preocupados por el medio ambiente que se decantan por comercializadoras de energía 100% renovable.

La industria de los combustibles fósiles continúa así dejando paso al sector de las energías renovables que creció en España al ritmo más alto de los últimos ocho años y supuso ya en 2019 un 13,9% de la energía primaria en el país generando hasta un 38,1% de la electricidad de acuerdo con Estudio del Impacto Macroeconómico de las Energías Renovables de APPA. Este 2020 el contexto de pandemia ha incluso consolidado ese auge y la promoción de las renovables se erige ya como uno de los motores estratégicos para la recuperación económica.

La pandemia impulsa una mayor conciencia ecológica

El 60% de los consumidores en España afirma haberse vuelto más consciente del cambio climático y de su impacto ambiental desde el inicio de la crisis del Covid-19 y se estima que más de la mitad de los consumidores invierta en el futuro más en eficiencia energética que en periodos previos a la pandemia, según se desprende del Informe New Energy Consumer de Accenture.

De hecho el pasado mes de marzo, en pleno inicio de la pandemia, las búsquedas relacionadas con el cambio climático, la polución o la energía verde aumentaron hasta un 20%. En total durante este último año se han incrementado un 135% las búsquedas en Google acerca de estas cuestiones y el 78% de los internautas considera ya importante tomar medidas frente a la crisis climática como la contratación de suministros energéticos de origen sostenible, de acuerdo con el informe Sostenibilidad Energética de Google Survey.

Un consumidor comprometido con sostenibilidad energética

Estos datos demuestran cómo el perfil del cliente energético en España continúa cambiando. La necesidad de adoptar medidas como la apuesta por la transición energética para luchar contra los efectos del cambio climático es ya una prioridad. Actualmente siete de cada diez españoles priorizarían la energía solar por delante de otras alternativas renovables, conscientes de la importancia por optimizar los recursos solares existentes en España, según los datos del estudio interno Imagina Energía realizado con una muestra de 400 consumidores españoles de energía. El compromiso con la sostenibilidad y las energías 100% limpias es el aspecto que más valoran los consumidores españoles en la relación con su proveedor energético.

Mayor inversión tecnológica hacia un modelo de energía conectada

Las nuevas demandas del consumidor obligarán al sector energético también a completar su oferta renovable con servicios de valor añadido dirigidos a un modelo de energía conectada. La personalización de productos, la identificación de oportunidades de ahorro o la flexibilidad en la atención al cliente serán pilares estratégicos de fidelización a partir de soluciones tecnológicas como la Inteligencia Artificial o el Machine Learning.

El autoconsumo será otro aspecto fundamental del modelo de energía conectada con el objetivo de que el cliente sea dueño de su propia energía y parte directa del proceso energético. En este sentido España se posicionó el pasado año como el país líder en el sector fotovoltaico a nivel europeo, y el sexto a nivel global, en capacidad instalada tanto en el segmento de plantas en suelo como en el de autoconsumo, según datos de UNEF.

Según el Estudio Sectores “Energías Renovables” del Observatorio Sectorial DBK, se estima que la energía solar concentre la mayor inversión a corto plazo con una implantación estimada en España de 4.300 MW nuevos en el bienio 2020-2021. Para alcanzar esas cifras el autoconsumo y las pequeñas instalaciones de energía solar contarán con un peso estratégico en los próximos años a través de la instalación de paneles fotovoltaicos en más de 100 millones de hogares en todo el mundo, tal y como recoge el Informe Renewables 2020 de la Agencia Internacional de la Energía.