La pandemia del COVID-19 interrumpe la demanda-oferta de equipos renovables

La pandemia del COVID-19 ha alterado la dinámica del mercado de las energías renovables, afectando a todos los interesados a lo largo de la cadena de valor. Las interrupciones de la oferta y la demanda son amplias y habrá una disminución de las inversiones mundiales en energía limpia, lo que arriesgará las iniciativas emprendidas para mitigar el cambio climático a largo plazo, de acuerdo con GlobalData.

Por el lado de la oferta, la aparición de la pandemia en China tuvo ramificaciones en la cadena de suministro, ya que el país alberga importantes fabricantes de equipos renovables. Por ejemplo, en el caso de la fabricación de módulos fotovoltaicos, China tiene un control significativo sobre toda la cadena de fabricación de módulos fotovoltaicos, con fabricantes en otros países como Malasia, Vietnam y Corea del Sur, que dependen de las materias primas suministradas por China.

Con las plantas en China deteniendo las operaciones a fines de enero, el mercado experimentó una escasez de materiales y equipos, lo que contribuyó a retrasos en los envíos y un aumento en los costes. Del mismo modo, por el lado de la demanda, los desarrolladores solares se enfrentan a perspectivas de retrasos en las entregas, multas y costes crecientes que, en consecuencia, afectan a sus márgenes de beneficio y credibilidad. La interrupción en el suministro puso en riesgo la cartera de proyectos en desarrollo.

Los países de todo el mundo están presenciando un número creciente de casos de infectados y, por tanto, han implementado medidas de bloqueo y confinamiento social. Esto ha interrumpido tanto la demanda como la oferta de componentes renovables. Aunque China ha reanudado lentamente las operaciones, lo que puede resolver los problemas del lado de la oferta, es probable que la desaceleración económica mundial reduzca la demanda de equipos renovables. Se espera que las tendencias emergentes en el lado de la demanda traigan incertidumbre al mercado de financiación de proyectos, afecten a los plazos de desarrollo y reduzcan el crecimiento del mercado.

Debido al cierre de plantas y la escasez de componentes, los precios de los equipos están en aumento. Los desarrolladores más pequeños con proyectos concedidos tendrán dificultades para mantener su solvencia en las condiciones macroeconómicas actuales y los desarrolladores más grandes podrían usar un gran capital inicial para proteger sus balances y mejorar sus flujos de ingresos en lugar de optar por nuevas inversiones en energías renovables. De manera similar a Estados Unidos y Reino Unido, es probable que los gobiernos de todo el mundo proporcionen paquetes de recuperación. Sin el respaldo inmediato de las políticas y con los riesgos de mercado existentes, es probable que las nuevas incorporaciones de capacidad se desaceleren al menos durante los próximos meses.