La potencia renovable aumentará en 14,7 GW en Argentina durante 2019–2030

Se espera que en Argentina la potencia renovable (excluyendo la pequeña hidroeléctrica) muestre una tasa de crecimiento significativa, registrando una tasa de crecimiento anual compuesta (CAGR) del 17,8% durante 2019-2030. El sector de instalaciones renovables aumentará en 14,7 GW para satisfacer la creciente demanda, según GlobalData.

El último informe de GlobalData, Argentina Power Market Outlook to 2030, Update 2019 – Market Trends, Regulations, and Competitive Landscape, que proporciona un análisis de la estructura reguladora del mercado eléctrico de Argentina, de las tendencias de importación y exportación, del panorama competitivo y de los proyectos energéticos, revela que se espera que la implementación de subastas de energía renovable en el marco del Programa RenovAr impulse la expansión del sector renovable.

Algunos de los proyectos aprobados en varias rondas de subastas de años anteriores dieron como resultado un aumento repentino de las instalaciones de solar y eólica en 2018. El impulso continuará ya que se están construyendo alrededor de 4 GW de capacidad renovable y se pondrán en servicio a corto plazo. Además, se ofrecen incentivos financieros que incluyen una depreciación acelerada y exenciones fiscales para fomentar la inversión en generación renovable.

Argentina ha enfrentado una grave escasez de energía en los últimos años, lo que ha llevado al gobierno a centrarse en aumentar la capacidad instalada. La capacidad instalada actual no puede satisfacer la demanda, que está aumentando a un ritmo elevado. Existe un gran potencial de energía eólica y solar sin explotar en Argentina, lo que presenta una oportunidad para que las renovables crezcan.

En 2018, el gas dominó el mix energético de Argentina, con una participación del 59,6% de la capacidad instalada total, seguido de la hidroeléctrica con el 25,5%. Argentina tiene reservas sustanciales de gas, lo que explica su dominio en el mix de generación eléctrica. Si bien las fuentes de energía térmica seguirán siendo las que más contribuyan a la capacidad instalada total de Argentina en el período del pronóstico, su participación disminuirá del 67,1% en 2018 al 50% en 2030, debido principalmente al aumento de la capacidad de energía renovable.

Sin embargo, existen varios desafíos que afectan la inversión en el sector eléctrico de Argentina. El sector eléctrico ha sido privatizado, pero las tarifas aún están controladas por el gobierno. Como resultado, no ha habido un aumento en las tarifas durante mucho tiempo. Los precios de la energía siguen estando altamente subsidiados, y esto ha ejercido una fuerte presión sobre las finanzas gubernamentales. Una estructura de tarifas poco realista ha llevado a la falta de inversión en la infraestructura de suministro energético por parte de las entidades privadas que operan la red.