La potencia solar fotovoltaica aumenta en más de la mitad en los países en desarrollo

A pesar de ser un año de caída de la inversión en energía limpia, el despliegue de potencia fotovoltaica 2016 escaló hasta nuevas cotas en los países menos desarrollados

La nueva capacidad de generación con energía solar fotovoltaica está creciendo a un ritmo vertiginoso en los mercados emergentes. El crecimiento está impulsado por equipos de bajo precio y nuevas e innovadoras aplicaciones que están expandiendo el acceso a la energía para millones, así lo ha descubierto Bloomberg New Energy Finance (BNEF) en un nuevo estudio exhaustivo de la actividad en energía limpia en los principales países en desarrollo.

Un total de 34 GW de nueva capacidad de generación de energía solar entraron en funcionamiento en 2016 en 71 países de mercados emergentes estudiados por BNEF como parte de su encuesta anual Climatescope, que fue lanzada en su evento Future of Energy Summit en Shanghai. Por encima de los 22 GW de 2015 y de los 3 GW de una fecha tan cercana como 2011. La potencia solar fotovoltaica total acumulada creció un 54% respecto al año anterior y se ha más que triplicado en tres años. La potencia agregada solo en 2016 satisfaría la demanda anual total de electricidad de 45 millones de hogares en India, o de cada hogar en Perú o Nigeria.

China representó la gran mayoría de esto con 27 GW agregados, con mucho, la mayor cantidad de cualquier país. Pero otras naciones también vieron un fuerte crecimiento. India agregó 4,2 GW. Mientras tanto, Brasil, Chile, Jordania, México y Pakistán y otras nueve naciones vieron duplicar o más que duplicar la potencia instalada en 2016. En general, la energía solar fotovoltaica representó el 19% de toda la nueva capacidad de generación agregada en los países del Climatescope el año pasado, frente al 10,6 % en 2015 y el 2% en 2011.

El uso de energía fotovoltaica en micro-redes, en sistemas de baterías/iluminación de pago por uso, en sistemas de bombeo de agua e incluso en torres de telefonía móvil; está proliferando. A menudo, estos esfuerzos han florecido de manera orgánica, sin obstáculos por parte de los gobiernos y a menudo impulsados por empresarios y por el capital de riesgo. Muy a menudo, las nuevas empresas han tomado la iniciativa, asegurando la financiación de fuentes privadas y forjando alianzas con grandes corporaciones como proveedores de telecomunicaciones. Más de 1,5 millones de hogares en África ahora usan sistemas solares, creciendo desde solo 600.000 a fines de 2015, y por ejemplo, el número de bombas de riego solar instaladas en India llegó a 128.000 en mayo, frente a solo 12.000 en abril de 2014.

Climatescope es una evaluación cuantitativa detallada país por país de las condiciones del mercado de la energía limpia y las oportunidades de países de Latinoamérica, Europa, África, Medio Oriente y Asia. Los 71 países representan el 32,5% del PIB mundial y el 72,4% de la población mundial, así como la gran mayoría de la actividad económica en todos los países que no pertenecen a la OCDE. (La potencia solar desplegada en total en todos los países que no pertenecen a la OCDE en 2016 fue de 34,6 GW).

Con base en 43 indicadores de datos y 179 sub-indicadores, BNEF determina puntaciones para cada nación en una base de 0 a 5 y luego los clasifica. A pesar del aumento de energía solar, la encuesta de este año incluyó algunos hallazgos preocupantes:

• Por primera vez desde que se lanzó Climatescope hace cuatro años, la puntuación promedio de los países cayó respecto al año pasado. Los países muestreados obtuvieron colectivamente 1,35 en la encuesta del año pasado (de 5). Ese promedio cayó a 1,19 este año, aunque la cifra fue un tanto sesgada por la incorporación a la encuesta de 13 nuevos países de Asia Central y Europa, muchos de las cuales obtuvieron una puntuación baja.
• Las puntaciones más bajas se atribuyeron a una menor inversión en energía limpia y un progreso mediocre en la formulación de políticas. El total de nuevas inversiones en energía limpia en países no pertenecientes a la OCDE disminuyó en 40.200 M$ hasta 111.400 M$ en 2016 desde 151.600 M$ en 2015. Mientras que China representó tres cuartos del descenso, la nueva inversión en energía limpia en todos los países no pertenecientes a la OCDE también cayó un 25% a partir de los niveles de 2015.
• En términos de política, de las naciones investigadas por BNEF, el 76% ha establecido objetivos nacionales de contención de CO2. Sin embargo, solo dos tercios (67%) han introducido tarifas de inyección a red o subastas para apoyar proyectos de energía limpia, y solo el 18% ha establecido políticas nacionales de reducción de emisiones de GEIs. Estas regulaciones técnicas detalladas han demostrado ser críticas para atraer capital privado en los países en desarrollo y facilitar el aumento de escala.
• China encabezó la encuesta una vez más. El país sigue siendo el mercado más grande del mundo para el desarrollo de energía limpia, pero la inversión de nuevos activos (proyectos) cayó en 36.600 M$ respecto al año anterior. Siete de los 10 países mejor clasificados obtuvieron calificaciones más bajas este año que en la encuesta anterior. Brasil, Jordania, México, India, Sudáfrica, Chile, Kenia, Uruguay y Vietnam componen el resto de los 10 principales.