La producción mundial de vehículos comerciales ligeros eléctricos superará los 2.4 millones de unidades anuales para 2030

El mercado de vehículos comerciales ligeros está en los albores de una revolución; y su futuro es eléctrico. El discurso principal sobre la electrificación de vehículos en carretera se ha centrado principalmente en las preocupaciones medioambientales sobre la contribución del sector del automóvil al cambio climático y el efecto perjudicial sobre la salud humana de los contaminantes de los gases de escape. Para las empresas interesadas en abordar el impacto ambiental de sus flotas de vehículos, siempre se ha requerido un cierto grado de altruismo. En el mercado de los vehículos comerciales ligeros eléctricos (eLCV, por sus siglas en inglés), esto está a punto de cambiar. En un futuro cercano, la principal motivación para que las empresas hagan la transición a eLCV no será ambiental sino económica.

Para ayudar a las empresas a planificar los cambios en este mercado, un informe lanzado recientemente por IDTechEx “Electric Vans 2020-2030” ofrece una perspectiva detallada a diez años vista para la adopción de vehículos comerciales ligeros eléctricos en regiones clave; China, Europa, América del Norte y el resto del mundo, que describen la producción de eLCV, la penetración, los ingresos del mercado y los requisitos de baterías.

El mercado de los vehículos comerciales ligeros está en una posición única para una transición rápida a vehículos eléctricos. Los operadores de LCV basan principalmente sus decisiones de compra en los cálculos del coste total de propiedad, y aunque el coste inicial de los LCV eléctricos es actualmente mayor que el de modelos diésel equivalentes, el importante ahorro de costes operativos por usar la electricidad como combustible, en vez de diésel, compensa cada vez más la diferencia de precio inicial.

Durante la próxima década, a medida que los precios de las baterías bajen, las eficiencias de la transmisión eléctrica mejoren y se hagan realidad ahorros significativos en la economía de escala en el coste de los componentes eléctricos y la fabricación de vehículos, operar vehículos comerciales ligeros eléctricos se convertirá en una ventaja competitiva para las empresas, ya que ofrecerán la solución más barata. La incorporación de cargos por uso para los vehículos diésel que circulen por zonas de bajas emisiones dentro del vehículo comercial ligero eléctrico.

IDTechEx cree que en los próximos años, las empresas llevarán a cabo proyectos piloto a gran escala para establecer que los eLCV cumplen con sus requisitos de autonomía de operación, capacidad de carga, carga útil y fiabilidad. Una vez que haya evidencia demostrable de que los eLCV pueden cumplir con los requisitos operativos sin un mayor coste, entonces comenzará en serio el reemplazo generalizado de los antiguos LCV diésel con eLCV.