La transición energética del sector de calefacción y refrigeración requiere de medidas urgentes

La transición a soluciones de calefacción y refrigeración más limpias y sostenibles puede atraer inversiones, crear millones de nuevos puestos de trabajo y ayudar a impulsar una recuperación económica duradera tras la crisis mundial del COVID-19, según un nuevo estudio realizado por organizaciones líderes en energía.

El informe conjunto de la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA), la Agencia Internacional de Energía (IEA) y la Red de Energías Renovables para el Siglo XXI (REN21), destaca los beneficios, identifica las barreras a la inversión, así como las políticas para impulsar una adopción más rápida de calefacción y refrigeración renovables en todo el mundo. Renewable Energy Policies in a Time of Transition: Heating and Cooling describe cinco posibles vías de transformación, que abarcan la electrificación basada en energías renovables, los gases renovables, la biomasa sostenible y los usos directos de la energía solar térmica y geotérmica.

La calefacción y la refrigeración energéticamente eficientes basadas en fuentes renovables se han convertido en una prioridad urgente para los países que se esfuerzan por cumplir los compromisos climáticos del Acuerdo de París y por construir economías resistentes y sostenibles”, dijo el Director General de IRENA, Francesco La Camera.

La demanda de calefacción y refrigeración representa alrededor de la mitad del consumo mundial de energía final, principalmente para procesos industriales, seguida de aplicaciones residenciales y agrícolas. La mayor parte de esta energía proviene ahora de combustibles fósiles o de usos ineficientes e insostenibles de la biomasa. En consecuencia, la calefacción y la refrigeración son una fuente importante de contaminación del aire y representan más del 40% de las emisiones mundiales de CO2 relacionadas con la energía. Al mismo tiempo, alrededor de 2.800 millones de personas dependen actualmente de leña, carbón vegetal, excrementos de animales y otros combustibles ineficientes y contaminantes para cocinar.

Se prevé que la demanda de calefacción y refrigeración siga creciendo. La demanda de refrigeración ya se ha triplicado a nivel mundial desde 1990 y, a medida que el cambio climático aumenta el número y la gravedad de las olas de calor, también lo hace la urgencia de suministrar aire acondicionado y refrigeración a miles de millones de personas.

Hasta ahora, los responsables políticos han prestado una atención limitada a la transición del sector de calefacción y refrigeración. A finales de 2019, solo 49 países, en su mayoría dentro de la Unión Europea, tenían objetivos nacionales para calefacción y refrigeración renovables, en contraste con 166 que tenían objetivos para la generación de energía renovable. Para descarbonizar la energía utilizada para calefacción y refrigeración, los paquetes de políticas agresivas e integrales que eliminan gradualmente el uso de combustibles fósiles y priorizan la energía renovable y la eficiencia son aún más urgentes en medio de la pandemia del COVID-19, que ha reducido la demanda de calefacción y refrigeración renovable, incluso en hogares y pequeñas empresas. La crisis sanitaria y económica también ha empeorado las condiciones de acceso a la energía en muchos países en desarrollo.

La transición a fuentes renovables ayudará a aumentar el acceso a servicios de calefacción y refrigeración limpios, asequibles y fiables, incluso en islas remotas y en algunos de los países menos desarrollados de África y Asia. Al mismo tiempo, la calefacción y la refrigeración renovables pueden crear nuevos puestos de trabajo, estimular las economías locales y mejorar los medios de vida de las personas, al tiempo que fortalecen la seguridad e independencia energética de los países, señala el informe.