La adición de capacidad fotovoltaica en China no alcanzará las previsiones

Debido al brote de COVID-19 y su impacto, se espera que la adición de capacidad fotovoltaica en China para 2020 se reduzcan en 6,6 GW en comparación con las estimaciones anteriores. Antes del inicio de la pandemia, se había estimado una adición de capacidad fotovoltaica de 40 GW para 2020, en comparación con 30,1 GW en 2019. Sin embargo, las proyecciones actuales muestran que es probable que las instalaciones alcancen aproximadamente 33,4 GW en el mismo período de tiempo, de acuerdo con GlobalData.

El mercado solar chino es uno de los más grandes del mundo y el país sigue siendo una parte integral de la cadena de suministro global. Debido al brote de COVID-19, los fabricantes están bajo una presión tremenda en medio de paradas y restricciones por la cuarentena. Éstas han ralentizado las tasas de producción de componentes y están causando un efecto dominó en todo el mercado solar mundial. Las prominentes áreas industriales de Jiangsu, Guangdong, Anhui y Zhejiang se han visto muy afectadas debido al brote y se han visto obligadas a detener las operaciones por un corto período de tiempo, según las directivas del gobierno.

Los fabricantes chinos respaldados por los agresivos planes de expansión industrial del gobierno chino, habían construido grandes instalaciones de producción para satisfacer la demanda nacional y mundial. Antes del brote, los cambios políticos impulsaron la paridad de red de la solar, allí donde el gobierno eliminó los límites a los proyectos fotovoltaicos no subsidiados centralmente en 12 provincias chinas. Ahora, con la pandemia de COVID-19, se espera que el mercado tenga una caída importante.

Según GlobalData, se espera que las interrupciones en el segmento de fabricación provoquen una escasez de módulos lo que puede hacer que varios desarrolladores sufran demoras en la finalización de los proyectos y que puedan abandonar los proyectos por completo . Aunque es probable que los reguladores otorguen extensiones, se estima que la capacidad instalada anual disminuirá en un 8,4% de 40 GW, según estimaciones anteriores, a 33,4 GW en 2020.

Dentro de China, es probable que las adiciones de capacidad se reduzcan y se espera que muchos proyectos enfrenten retrasos inciertos, debido a las circunstancias sin precedentes. Se espera que la demanda mundial de equipos solares disminuya, debido a la desaceleración económica y la falta de capital para emprender el desarrollo de nuevos proyectos. Sin embargo, tan pronto como la economía china muestre signos incipientes y tempranos de recuperación de los efectos de la pandemia, se puede esperar que el gobierno se esfuerce por recuperar la industria.