Las baterías, los vehículos eléctricos, la respuesta a la demanda y la interconexión con la hidroeléctrica nórdica harán que los sistemas eléctricos de Reino Unido y Alemania sean más baratos y limpios

Se necesitan opciones de energía flexibles, como el almacenamiento de energía, los vehículos eléctricos de recarga inteligente, la respuesta a la demanda y las interconexiones, para garantizar que la transición energética se desarrolle de forma óptima. De lo contrario, nuestro costoso sistema de energía dependería de la reserva de combustible fósil y de la instalación de energía solar y eólica en exceso.

Los cuatro tipos de flexibilidad mencionados anteriormente pueden acelerar la transición hacia un sistema energético más limpio y, en última instancia, permitir la integración eficiente del 80% o más de energía renovable para 2040, según dos nuevos informes publicados por BloombergNEF (BNEF) en asociación con Eaton y Statkraft.

Los informes Flexibility Solutions for High-Renewable Energy Systems modelan una serie de escenarios alternativos para futuros sistemas energéticos en Reino Unido y Alemania, respectivamente, dependiendo de cómo se desarrolle cada tecnología de flexibilidad en los próximos años.

El almacenamiento de energía y la recarga inteligente de vehículos eléctricos proporcionan flexibilidad al mover grandes volúmenes de energía renovable a períodos de alta demanda, o mover la demanda a períodos de alta generación renovable. La respuesta despachable a la demanda reduce la necesidad de plantas de respaldo de combustibles fósiles en el sistema energético, lo que reduce las emisiones. La interconexión con la hidroeléctrica nórdica puede abordar períodos de exceso de oferta y exceso de demanda, lo que proporciona diferentes beneficios a lo largo de décadas a medida que evolucionan las necesidades del sistema.

Los dos estudios, enfocados en Reino Unido y Alemania, resaltan que las políticas y regulaciones que aceleran la adopción de estas tecnologías son clave para hacer posible un sistema energético más limpio, más barato y más eficiente.

Los hallazgos específicos para el Reino Unido incluyen:

•Ninguno de los escenarios detiene la transición a un sistema energético con bajas emisiones de carbono. En todos los escenarios, la parte renovable de la generación supera el 70% para 2030 a medida que las energías eólica y solar se vuelven dominantes, gracias a sus dramáticas y continuas mejoras de costes. Sin embargo, sin nuevas fuentes de flexibilidad limpia, el sistema será sobredimensionado y derrochador, por lo que será un 13% más caro para 2040 y con un 36% más de emisiones.
•Una mayor electrificación del transporte produce importantes ahorros de emisiones con poco riesgo para el sistema de generación de energía. Las emisiones de combustible evitadas superan con creces las emisiones del sector eléctrico. El sistema de generación de energía integrará cómodamente todos estos vehículos eléctricos, y los beneficios del sistema son aún mayores si la mayoría de los vehículos eléctricos se cargan de manera flexible. Sin embargo, es probable que las redes de distribución local enfrenten desafíos.
•El desarrollo acelerado del almacenamiento de energía puede acelerar la transición a un sistema de energía renovable, con importantes beneficios para 2030, incluida una reducción del 13% en las emisiones y un 12% menos de capacidad de respaldo fósil.

Los hallazgos específicos para Alemania incluyen:

•En Alemania, agregar flexibilidad apoya el carbón hasta 2030, incluso cuando las energías renovables crecen para dominar el mercado. Este hallazgo contrario a lo que cabría esperarse, no se debe a un problema con las baterías, los vehículos eléctricos, la respuesta a la demanda o las interconexiones: el carbón barato es el culpable. Las tecnologías flexibles son importantes porque pueden integrar la generación inflexible, y en el caso de Alemania, sus plantas de lignito de bajo coste también se benefician. Para descarbonizarse, Alemania necesita abordar la generación de carbón existente mientras invierte en energías renovables, flexibilidad e interconexión.
•Aun así, para 2040, la adición de más baterías, vehículos eléctricos flexibles e interconexiones con los países nórdicos permite una mayor penetración de las energías renovables y un ahorro de emisiones. La demanda más flexible, por otro lado, reduce la necesidad de inversión en baterías.
•Incluso con la potencia proporcionada por carbón, agregar vehículos eléctricos reduce las emisiones del transporte.