Las empresas compraron una cantidad récord de energía limpia a través de acuerdos de compra de energía, o PPAs, en 2018, rompiendo el récord anterior establecido en 2017. Los puntos destacados incluyeron una ola de pequeños compradores corporativos de energía que agregaron sus compras, y los primeros acuerdos corporativos de compra energía limpia en mercados como Polonia.

BloombergNEF (BNEF) desvela en su informe 1H 2019 Corporate Energy Market Outlook, que 121 empresas en 21 países diferentes firmaron aproximadamente 13,4 GW de contratos de energía limpia en 2018, superando los 6,1 GW de 2017. Esto posiciona a las empresas junto con las compañías energéticas como los mayores compradores de energía limpia a nivel mundial.

Las empresas han firmado contratos para comprar más de 32 GW de energía limpia desde 2008, una cantidad comparable a la capacidad de generación de Holanda. El 86% de esta actividad viene desde 2015 y más del 40% solo en 2018.

Más del 60% de la actividad mundial en 2018 ocurrió en EE.UU., donde las empresas firmaron acuerdos para adquirir 8,5 GW de energía limpia, casi el triple de la cantidad firmada en 2017. México y Brasil también experimentaron un crecimiento en las compras corporativas, completando 9,1 GW de energía limpia comprada por empresas en la región de las Américas en 2018.

Facebook encabezó el contingente de compradores de energía corporativos con experiencia en EE.UU., comprando más de 2,6 GW de energías renovables a nivel mundial en 2018, principalmente con empresas energéticas en mercados regulados de EE.UU. a través de programas conocidos como tarifas ecológicas. Esta cantidad superó en tres veces al siguiente mayor comprador corporativo de energía, AT&T. ExxonMobil se convirtió en la primera petrolera en firmar un PPA de energía limpia para sus propias operaciones, comprando 575 MW de energía solar y eólica en Texas.

bnef_ppas
Volúmenes de PPAs corporativos a nivel global. Fuente: BloombergNEF.

En EE.UU., una característica importante fue el surgimiento de nuevos y más pequeños compradores corporativos de energía limpia. En 2018, unas 34 nuevas empresas firmaron sus primeras PPA de energía limpia, representando el 31% de la actividad total en EE.UU. Estas empresas agregan su demanda de electricidad para aprovechar las economías de escala de los grandes proyectos de energía solar y eólica. En muchos casos, se benefician al asociarse con un comprador más grande y más experimentado, que puede ofrecer un balance más sólido y experiencia en matices legales y contables al firmar un PPA.

El modelo de agregación anuncia una nueva generación de compradores corporativos de energía limpia. Estas empresas ya no necesitan abordar las complejidades de la adquisición de energía limpia por sí solas. Pueden compartir los riesgos asociados con el crédito y la volatilidad del mercado energético con sus socios.

En la región de Europa, Medio Oriente y África (EMEA), las empresas también compraron volúmenes récord de energía limpia, firmado ofertas por 2,3 GW y duplicando la cantidad de 1,1 GW firmada en 2017. Los países nórdicos fueron una vez más el punto caliente para esta actividad, con empresas atraídas por los importantes recursos eólicos y el apoyo crediticio de los organismos gubernamentales. Los productores de aluminio Norsk Hydro y Alcoa Corp compraron la mayor cantidad de energía limpia en Europa en 2018, pero la región también vio actividad de empresas tecnológicas multinacionales como Facebook, Amazon y la filial de Alphabet, Google.

Varios países europeos que vieron poca o ninguna actividad de compras corporativas en 2017 aumentaron su interés en 2018. Se firmaron acuerdos corporativos de compra de energía por primera vez en Polonia, y solo la segunda vez en Dinamarca y Finlandia. También hubo nuevos acuerdos firmados en el Reino Unido, después de una pausa después de la expiración de un programa nacional de subsidios. Varias solicitudes de propuestas y cambios en la política sugieren que también se abran nuevos mercados en Alemania y Francia.

En la región de Asia-Pacífico (APAC), todavía un mercado incipiente para la adquisición corporativa, las empresas firmaron un récord de 2 GW de PPAs de energía limpia, más que los dos años anteriores juntos. Casi toda esta actividad ocurrió en India y Australia, con aproximadamente 1,3 GW y 0,7 GW de energía limpia comprada, respectivamente. Ambos mercados permiten a las empresas comprar energía limpia a gran escala a través de acuerdos de compra de energía externos, lo que los convierte en una rareza para la región.

La demanda aún supera con creces a la oferta en el resto de la región APAC, aunque cambios recientes en varios mercados sugieren un posible aumento importante en la actividad. Los mecanismos de PPA corporativos externos ahora están disponibles en nueve provincias de China, y la inminente aprobación de un estándar de cartera renovable dará a más de 30,000 grandes empresas industriales y comerciales objetivos de electricidad renovable. En Japón, la tercera subasta de certificados no fósiles del país hizo que las empresas compraran 21 TWh, triplicando la actividad combinada en las dos primeras subastas. Trece empresas en Japón también han establecido 100 objetivos de electricidad renovable, más que el resto de la región APAC en conjunto.

La señal más saludable de un crecimiento continuo a nivel global de las adquisiciones corporativas es la creciente alianza de empresas que establecen compromisos de energía limpia y sostenibilidad. Una de esas campañas, conocida como RE100, que contaba con cerca de 160 signatarios a finales de 2018 que han establecido objetivos de electricidad 100% renovable, tiene empresas domiciliadas en 23 mercados diferentes. En conjunto, estas compañías consumieron aproximadamente 189 TWh de electricidad en 2017, equivalente al consumo de electricidad de Egipto.

BNEF estima que estas compañías necesitarán comprar 190 TWh adicionales de electricidad limpia en 2030 para cumplir con los objetivos de RE100. Si este déficit se satisface con las PPA solares y eólicas externas, catalizaría un estimado de 102 GW de nueva generación solar y eólica a nivel mundial, mayor que el tamaño de la flota de generación eléctrica de Reino Unido en 2017.