Las compras corporativas de energía limpia saltaron un 44% en 2019 y establecen un nuevo récord

Figura 1. Volumen global de PPAs corporativos. Fuente: BloombergNEF. Nota: Los datos son hasta 2019, informados en MW MW de capacidad. Los PPA in situ no están incluidos. Los sleeved PPA de Australia no están incluidos. El número APAC es un estimado. No se incluyen los PPA de México previos a la reforma. Estas cifras están sujetas a cambios y pueden actualizarse a medida que haya más información disponible. / Figure 1. Global corporate PPA volumes. Source: BloombergNEF. Note: Data are through 2019, reported in MW DC capacity. Onsite PPAs are not included. Australia sleeved PPAs are not included. APAC number is an estimate. Pre-market reform Mexico PPAs are not included. These figures are subject to change and may be updated as more information is made available.

Las empresas compraron una cantidad récord de energía limpia a través de acuerdos de compra de energía, o PPAs, en 2019, más del 40% del récord del año anterior. La mayoría de estas compras ocurrieron en EE.UU., pero también apuntalando la fuerte tendencia alcista del aumento de los compromisos de sostenibilidad corporativa en todo el mundo. BloombergNEF (BNEF) encuentra en su informe 1H 2020 Corporate Energy Market Outlook, que más de 100 corporaciones en 23 países diferentes firmaron alrededor de 19,5 GW de contratos de energía limpia en 2019. Esto aumentó desde 13,6 GW en 2018, y más que triplicó la actividad vista en 2017.

En contexto, el total de 2019 equivale a más del 10% de toda la capacidad de energía renovable agregada globalmente el año pasado, y el desarrollo y construcción de los proyectos involucrados probablemente costará entre 20.000 y 30.000 M$. Las empresas han comprado más de 50 GW de energía limpia desde 2008. Eso es más grande que las flotas de generación de energía de mercados como Vietnam y Polonia. Estos compradores están remodelando los mercados energéticos y los modelos comerciales de las compañías energéticas en todo el mundo.

Las empresas tecnológicas dominaron una vez más la compra de energía limpia. Google firmó contratos para comprar más de 2,7 GW de energía limpia a nivel mundial en 2019, más que cualquier otra empresa. En septiembre de 2019, el gigante tecnológico anunció contratos para comprar 1,9 GW de energía limpia en seis países, el anuncio individual más grande jamás realizado por una empresa. La compañía utilizó un proceso único de subasta inversa para firmar estos contratos, y los desarrolladores participaron en un proceso de licitación pública en vivo. Facebook (1,1 GW), Amazon (0,9 GW) y Microsoft (0,8 GW) fueron los siguientes compradores más grandes a nivel mundial en 2019.

Aunque no es tan activo como el sector tecnológico, un número creciente de compañías de petróleo y gas están firmando acuerdos de energía limpia. Occidental Petroleum, Chevron y Energy Transfer Partners firmaron contratos solares en 2019, siguiendo los pasos de ExxonMobil, quien inició la tendencia al firmar dos PPAs por un total de 575 MW a fines de 2018.

La Figura 1 muestra que los PPAs en la región de las Américas totalizaron 15,7 GW el año pasado, cifra sin precedentes. EE.UU. representaron la mayor parte de esto, con 13,6 GW, más que toda la actividad global en 2018. Más del 80% de estos contratos firmados en EE.UU. en 2019, o 11,2 GW, fueron bajo el modelo de PPA virtual: contratos sintéticos que solo se puede firmar en mercados desregulados. Los 2,4 GW restantes de energía limpia comprados por empresas en EE.UU. en 2019 se negociaron bajo tarifas verdes, que ofrecen las empresas energéticas en los mercados regulados.

También fue un año récord para los PPAs corporativos en Europa, Oriente Medio y África (EMEA) y Latinoamérica, donde las compañías compraron 2,6 GW y 2 GW de energía limpia, respectivamente. Notable en EMEA fue el giro hacia nuevos mercados europeos fuera de los países nórdicos. Aunque casi la mitad de la actividad todavía provino de Suecia, Noruega, Finlandia y Dinamarca, las empresas ahora también comienzan a firmar contratos de energía limpia a largo plazo en mercados como España, Polonia, Francia e Italia por primera vez. Las empresas firmaron dos contratos de energía eólica marina en Alemania, indicativo de las tendencias futuras de los compradores en la región. Aquellos que no pueden firmar PPAs pueden recurrir al extenso mercado de certificados de la región.

En Latinoamérica, que experimentó un triple crecimiento en su mercado de PPAs corporativos, Brasil y Chile se han convertido en los principales mercados. Los clientes brasileños con una demanda anual de más de 3 MW, conocidos como consumidores mayoristas, han negociado contratos directamente con los desarrolladores de energía limpia. En Chile, grandes compañías mineras como BHP Group y Antofagasta, que enfrentan presiones similares de sus inversores que las compañías de petróleo y gas, están negociando acuerdos especiales de suministro de energía limpia con los minoristas. Colombia es el próximo mercado latinoamericano al que mirar, tras el exitoso lanzamiento de sus primeras subastas de energía limpia.

Si bien 2019 fue un año negativo para la actividad de compra corporativa en Asia Pacífico (APAC), todavía hay mucha expectación en la región. En Australia, los proyectos solares distribuidos que suministran energía a las empresas casi se duplicaron a 1 GW, y un número creciente de minoristas ofrecen los denominados sleeved PPAs para entregar energía limpia de manera fiable a los compradores corporativos, similares a las tarifas verdes de EE.UU. Los estándares de cartera renovable (RPS) de China, ya están oficialmente vigentes, y exigen que los grandes consumidores de energía satisfagan una cierta cantidad de su demanda con energía limpia. Las subastas de certificados no fósiles de Japón crecieron 11 veces, impulsadas por el alto nivel de participación del país en iniciativas de sostenibilidad, sin igual entre los mercados asiáticos.

Los compromisos de sostenibilidad corporativa también se dispararon en 2019, y fueron una fuerza impulsora detrás del año récord de PPAs en 2019. Casi 400 empresas de todo el mundo se comprometieron a establecer objetivos en 2019, más del doble del número total de empresas con estos objetivos Estas empresas se han comprometido a reducir sus emisiones de acuerdo con el Acuerdo de París, y la energía limpia será una parte esencial de esta estrategia. Además, 63 compañías establecieron un objetivo «RE100», comprometiéndose a compensar el 100% de su demanda de electricidad con energía limpia. La iniciativa RE100 totalizó 221 miembros hasta 2019, consumiendo colectivamente 233 TWh de electricidad en 2018, según sus últimos datos, un poco menos que toda la flota de generación de energía de Sudáfrica.

BNEF estima que estas 221 empresas RE100 necesitarán comprar 210 TWh adicionales de electricidad limpia en 2030 para cumplir sus objetivos. Si este déficit se satisface con PPAs fuera del sitio, catalizaría un estimado de 105 GW de nueva construcción solar y eólica a nivel mundial. Se espera que la financiación de estas nuevas adiciones requiera una inversión adicional de 98.000 M$ (incluida la asignación para reducciones de costes de capital durante la década de 2020).

Figura 2: Déficit proyectado de energía renovable para las empresas RE100 Fuente: BloombergNEF, Bloomberg Terminal, The Climate Group, informes de sostenibilidad de las compañías. Nota: Los gráficos son para miembros de RE100 que han revelado su demanda de electricidad. Las compras de certificados incluyen programas de tarifas verdes no estadounidenses, y se supone que disminuirán un 10% cada año. Se supone que la generación distribuida y las compras contratadas de energía eólica y solar se mantendrán estables hasta 2030. El desglose regional del déficit se estima en función de la participación de ingresos de cada empresa por región
Figura 2: Déficit proyectado de energía renovable para las empresas RE100
Fuente: BloombergNEF, Bloomberg Terminal, The Climate Group, informes de sostenibilidad de las compañías. Nota: Los gráficos son para miembros de RE100 que han revelado su demanda de electricidad. Las compras de certificados incluyen programas de tarifas verdes no estadounidenses, y se supone que disminuirán un 10% cada año. Se supone que la generación distribuida y las compras contratadas de energía eólica y solar se mantendrán estables hasta 2030. El desglose regional del déficit se estima en función de la participación de ingresos de cada empresa por región