Las eléctricas y gasistas creen que su principal riesgo para 2019 es el regulatorio

De acuerdo con el 92% de los directivos de los sectores eléctrico y gasista encuestados para el informe “Perspectivas España 2019” elaborado por KPMG y CEOE la regulación es el principal riesgo que ven en el horizonte para su negocio, muy por encima del 69% de la media de empresarios del país que señalan este asunto como el más importante. El sector apunta como prioridades para la política energética española el fomento de la eficiencia energética y la promoción del vehículo eléctrico. Asimismo, el 75% de los directivos de estos sectores señalan que invertirán de manera prioritaria en robotización de procesos y en Data & Analytics.

Uno de los principales retos que tiene este sector por delante es adaptarse al nuevo Mercado Único de la Energía de la Unión Europea previsto para 2030 aunque, según las respuestas del informe, el sector no espera grandes avances. Más cerca en el horizonte temporal tienen el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2021-2030 (PNIEC) que fue remitido a Bruselas y que debe ser aprobado por el Gobierno a finales de año.

Este Plan define los objetivos nacionales de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, la incorporación de energías renovables y las medidas de eficiencia energética, entre otras cuestiones. El PNIEC prevé unas ambiciosas inversiones de 48.000 M€ hasta 2030 en actividades de transporte, distribución y electrificación. En este marco, los reguladores tienen el reto de definir el modelo económico, el sistema de incentivos y las señales para que se produzca una transición eficientes hacia la descarbonización de la economía

En cuanto a la marcha de los negocios en sí, un 53% de los directivos de las industrias eléctricas y de gas cree que la facturación aumentará respecto a 2018, frente al 69% de media de los empresarios españoles que asegura que va a vender más. Esta tenue aceleración de las ventas que prevén los empresarios de este sector tiene fiel reflejo en la previsión para la plantilla ya que solo uno de cada cuatro prevé crear empleo, frente al 39% de media de empresarios que espera aumentar plantilla este año.

Un sector volcado en la transformación digital

La industria de electricidad y gas tiene como prioridad estratégica la transformación digital. En materia de inversiones el 75% prevé sobre todo centrarse en la robotización de procesos (RPA en sus siglas en inglés), frente al 27% del resto de empresarios que prioriza esta tecnología. Le sigue en importancia los fondos que se destinarán a Data & Analytics, inversión elegida por el 63% de los empresarios de este sector, frente al 73% de la media general.

Una industria que invierte en I+D e internacionalización

Un 60% de los directivos encuestado planea invertir en I+D, bastante por encima de la media de empresarios, 40%. El siguiente capítulo en prioridad de inversión es la internacionalización con un 53% de las respuestas, e igualada con la inversión en herramientas tecnológicas.

En cuanto a la internacionalización, un 33% de los empresarios de los sectores eléctrico y gasista prevé aumentar su presencia internacional, con sus miras puestas en Latinoamérica, 42%, Oceanía, 42%. Particularmente interesante es la inclinación de este sector por mercados como Brasil, el 33% tiene puesto el punto de mira en este mercado, frente solo al 4% de la media de España, y México, mercado al que el 25% de los directivos de empresas eléctricas y gasistas apunta para crecer, mientras que solo el 7% del resto de empresarios españoles ve igual al mercado mexicano.

Los empresarios de los dos sectores mencionados también tienen peticiones para el Gobierno y de manera mayoritaria, el concreto el 59%, piden que se fomente la eficiencia energética, seguidos del 56% que solicita la promoción del vehículo eléctrico mientras que la mitad apuesta por la facilitar el crecimiento de la generación distribuida.

Por áreas de actividad los empresarios de electricidad creen que el Gobierno debe centrarse en mejorar el funcionamiento del mercado mayorista y mecanismos de formación de precios y en el sistema de cargos y tarifas y la fiscalidad energética. En el caso de los de gas sus demandan se centran en mejoras en el funcionamiento del mercado mayorista y en el sistema de cargos y tarifas, así como en el déficit del sistema gasista.