Las empresas españolas incumplen el acuerdo de París y van camino de los 2,7ºC de calentamiento global

Las empresas españolas incumplen el acuerdo de París y van camino de los 2,7ºC de calentamiento global

El análisis de los objetivos climáticos de las empresas sugiere que necesitan un cambio radical para alcanzar el acuerdo de París

Los líderes mundiales se reunirán en Sharm el-Sheikh en noviembre para mantener vivo el objetivo de 1,5°C del Acuerdo de París, pero la ambición climática de las economías del G7 y de otros países está poniendo la visión de la COP27 fuera de su alcance, según un nuevo análisis de la organización sin ánimo de lucro CDP y la consultora de gestión Oliver Wyman.

Según los actuales objetivos de reducción de emisiones fijados por las empresas, ningún país del G7 tiene un sector empresarial que pueda descarbonizarse con la suficiente rapidez para cumplir el objetivo de 1,5 °C.

En conjunto, se calcula que los objetivos de emisiones de las empresas de los países del G7 se encuentran alineados con 2,7 °C de calentamiento global.

El informe muestra que las empresas de Alemania, los Países Bajos e Italia tienen los objetivos más ambiciosos de reducción de emisiones del G7, donde se espera que las emisiones colectivas coincidan con el grado de descarbonización necesario para limitar el calentamiento global a 2,2 °C.

A los dos primeros países les siguen Francia (2,3 °C), el Reino Unido (2,6 °C) y Estados Unidos (2,8 °C). Las empresas canadienses registran los peores resultados en el G7, con objetivos alineados con un promedio de 3,1 °C de calentamiento; y las empresas españolas tienen una calificación de 2, 7°C.

Las calificaciones de temperatura del estudio reflejan la ambición de las empresas, más no las políticas climáticas nacionales o las Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (NDC). Sin embargo, ante la proximidad de la COP27, la brecha entre lo prometido por los responsables políticos y la economía real es considerable.  

El análisis se basa en las calificaciones de temperatura de CDP, que traducen los objetivos de reducción de emisiones de las empresas en un resultado de calentamiento global utilizando vías científicas. Las calificaciones, que incluyen todas las emisiones de las cadenas de valor de las empresas (Alcance 1-3), reflejan el probable aumento de la temperatura si las emisiones globales disminuyeran a la misma velocidad que los objetivos de las empresas.

Para la temperatura de cada país, se agregaron las calificaciones de las empresas individuales y se ponderaron por las emisiones totales. El análisis muestra un evidente y constante rendimiento superior de las empresas europeas frente a sus homólogas norteamericanas y asiáticas en todos los sectores.

El sector de generación de energía europeo, por ejemplo, está por delante de todos los sectores a nivel mundial con 1,9°C de calentamiento. Esto se compara con los 2,1 °C de las empresas norteamericanas y los 3 °C de las asiáticas. El establecimiento de objetivos de reducción de emisiones en el sector europeo está mucho más avanzado, con alrededor del 80% de todas las emisiones cubiertas por un objetivo válido de 2°C o mejor.

En conjunto, las empresas con objetivos basados en la ciencia han reducido las emisiones en un 25% desde 2015, en comparación con un aumento del 3,4% en las emisiones globales de la energía y la industria.

Los altos índices de temperatura que se observan en países como Canadá y Estados Unidos se deben en gran medida a que las empresas carecen por completo de objetivos, y no a que éstos carezcan de ambición.

En Canadá, menos de la mitad (43%) de todas las emisiones declaradas están cubiertas por un objetivo, en comparación con Francia y Alemania, por ejemplo, donde más del 90% de las emisiones reportadas provienen de empresas con objetivos declarados.

El acuerdo climático de París tiene como objetivo limitar el calentamiento global a 1,5 °C, una meta que, según el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de las Naciones Unidas, debe cumplirse para evitar impactos aún más catastróficos del cambio climático. La diferencia entre 1,5°C y 2°C, porejemplo, incluye un aumento de 10 veces en la probabilidad de veranos árticos sin hielo, un aumento de 2,6 veces en el número de personas expuestas a eventos de calor extremo, y el doble de impacto en las pesquerías marinas y los rendimientos de los cultivos, según el IPCC.