Las empresas han comprado volúmenes récord de energía limpia en 2018, superando ya el récord del año pasado

Un nuevo informe de Bloomberg NEF muestra que las empresas compraron 7,2 GW de energía limpia a nivel mundial hasta julio, batiendo el récord anterior de 5,4 GW en todo 2017. Las empresas han firmado contratos a largo plazo para comprar energía solar y eólica en 28 mercados, y la cantidad de industrias involucradas en compras de energía limpia continúa creciendo.

Muchos planes de sostenibilidad corporativa promueven acciones que reducen o compensan las emisiones internamente y que incentivan la construcción de nuevos proyectos de energía limpia, dos objetivos complementarios realizados a través de acuerdos corporativos de compra de energía (PPAs). Pero la actividad no se acercaría a los niveles actuales si no hubiera oportunidad de ahorrar a largo plazo. El coste de los módulos fotovoltaicos ha disminuido un 84% a nivel mundial desde 2010, mientras que el coste de los aerogeneradores ha disminuido un 32% en el mismo período, según el informe New Energy Outlook de Bloomberg NEF.

Junto con las mejoras de eficiencia, que han aumentado las horas de funcionamiento de las plantas de energía renovable, estas reducciones de costes han hecho que las renovables sean competitivas en coste con los precios al por mayor de la energía y las fuentes más tradicionales de electricidad. Como resultado, estamos viendo que las empresas cierran contratos fijos de energía limpia a largo plazo, para protegerse de los precios volátiles del mercado mayorista. Esto se conoce como el modelo virtual de PPA, y sigue siendo el mecanismo de compra corporativa más común.

EE.UU. y los países nórdicos han constituido poco menos del 80% de la actividad de compras corporativas en 2018. En EE. UU. las empresas se han sentido más cómodas con el modelo virtual de PPA, actuando como compradores de varios proyectos, pero las empresas más pequeñas también están agrupando sus demanda de electricidad para acceder a las economías de escala logradas a través de proyectos solares y eólicos más grandes, lo que se conoce como agregación.

En los países nórdicos, un mercado donde predominan empresas con alta demanda de electricidad y objetivos de sostenibilidad, las empresas se sienten atraídas por los fuertes recursos eólicos y el mercado energético Nordpool, que permite comprar, entregar y vender electricidad entre Suecia y Noruega. Australia y México siguen siendo dos mercados incipientes en los que la actividad está comenzando a recuperarse, debido a los caros precios de la energía al por mayor y los importantes recursos renovables.

Las compañías tecnológicas son las principales compradoras de energía limpia, comprando 1,8 GW en lo que va de 2018. Facebook ha sido el mayor comprador corporativo este año, trabajando con compañías energéticas reguladas en EE.UU., y firmando un contrato público eólico en Noruega para llevar sus compras totales de energía limpia a 1,1 GW en 2018.

Las compañías de materiales las siguen de cerca, con 1,4 GW comprados en 2018. Esta actividad proviene en gran parte de los fabricantes de aluminio Norsk Hydro y Alcoa en los países nórdicos, que están utilizando credenciales de baja emisión de carbono para vender aluminio en algunos mercados.

AT&T ha encabezado un impulso reciente de las compañías de telecomunicaciones para comprar energía limpia. La compañía adquirió 820 MW de capacidad de generación eólica en 2018, su primera compra de renovables. T-Mobile también anunció su segundo PPA de energía limpia en 2018 y el compromiso de ser 100% renovable.

Bloomberg NEF pronostica que los actuales 140 firmantes del RE100 (un compromiso para compensar el 100% de la demanda de electricidad con renovables) necesitarán comprar 197 TWh adicionales de energía limpia en 2030 para alcanzar sus objetivos. Si este déficit se cumpliera con contratos a largo plazo para nuevos proyectos solares y eólicos, se generarían 100 GW adicionales de construcción; un poco más que la red eléctrica de California en la actualidad.

Mientras tanto, la cantidad de empresas inscritas en el RE100 continúa creciendo. A medida que más multinacionales establecen objetivos de energías renovables, Bloomberg NEF espera que las empresas tengan un impacto cada vez mayor en el diseño de los mercados energéticos en todo el mundo, abriendo nuevas vías para que las empresas adquieran energía limpia.