Las energías solar y eólica pueden satisfacer 100 veces la demanda mundial de energía

Las energías solar y eólica pueden satisfacer 100 veces la demanda mundial de energía

Las enormes caídas de costes de las energías solar y eólica en los últimos años han desbloqueado una reserva de energía que puede satisfacer 100 veces la demanda mundial, y la mayoría ya es más barata que los combustibles fósiles, según un informe del grupo de expertos Carbon Tracker.

A diferencia del carbón, el petróleo y el gas, las energías solar y eólica son fuentes inagotables de energía, y con las tasas de crecimiento actuales desplazarán a los combustibles fósiles del sector eléctrico a mediados de la década de 2030. Para 2050 podrían impulsar al mundo, desplazando por completo a los combustibles fósiles y produciendo energía limpia y barata para respaldar nuevas tecnologías como los vehículos eléctricos y el hidrógeno verde.

Según bp, en 2019 el consumo global de energía fue de 65 PWh. Sin embargo, según la consultora de energía solar Solargis, con la tecnología actual, el mundo tiene el potencial de capturar más de 5.800 PWh anualmente solo de solar fotovoltaica, tanta energía en un solo año como se podría generar quemando todas las reservas conocidas de combustibles fósiles. Además, eólica terrestre y marina podría capturar casi 900 PWh al año, según NREL.

El informe The Sky’s the Limit encuentra que alrededor del 60% de los recursos solares del mundo y el 15% de sus recursos eólicos ya son económicos en comparación con la generación local de combustibles fósiles. Para 2030, es probable que toda la energía solar y más de la mitad del viento sea económica.

La instalación de módulos fotovoltaicos suficientes para satisfacer la demanda mundial de energía ocuparía solo el 0,3% de la tierra, menos que el área ocupada por los combustibles fósiles. El campo petrolífero más grande del mundo, Ghawar en Arabia Saudita, que ocupa 8.400 km2, produce el equivalente a 0,9 PWh cada año. La instalación de módulos fotovoltaicos en la misma área generaría 1,2 PWh al año en promedio a nivel mundial y 1,6 PWh en Arabia Saudita, que es más soleado que el promedio.

El estudio encuentra que la oportunidad es mayor en los mercados emergentes que tienen mayor potencial solar y eólico en relación con su demanda interna. Muchos todavía están construyendo sus sistemas energéticos, y las energías renovables baratas ofrecen una ruta para llevar energía a más personas, crear nuevas industrias, empleos y riqueza. África tiene un 39% del potencial mundial y podría convertirse en una superpotencia en energías renovables.

El potencial económico de la energía solar se ha desatado por una enorme caída de costes, un 18% en promedio cada año desde 2010. Está creciendo más rápido que cualquier tecnología energética anterior de este tamaño con un aumento anual promedio del 39% en la última década. – casi duplicando la capacidad cada dos años. La energía eólica ha seguido una trayectoria similar: durante la última década, los precios han caído en un promedio anual del 9%, mientras que la capacidad ha crecido un 17% anual, según los cálculos del LCOE de BNEF. Esto está impulsando eficiencias y avances como mejores módulos y aerogeneradores más altos que reducen aún más los costes.

Los mercados financieros se están dando cuenta de la oportunidad: en 2020, por primera vez, las empresas de energía limpia recaudaron más dinero que las empresas de combustibles fósiles a través de ofertas públicas.

The Sky’s the Limit dice que la barrera clave para el cambio ahora es política, pero es probable que el crecimiento continúe a medida que más países reconozcan el potencial de las energías renovables, y la oportunidad es enorme: en 2019, la energía solar generó solo 0,7 PWh a nivel mundial y la eólica 1,4 PWh.

El informe dentifica tres impulsores clave del cambio.

  • Economía: la historia muestra que las fuentes de energía locales baratas se explotan rápidamente; el rápido crecimiento de la industria del gas de esquisto en EE.UU en la década de 2010 es solo un ejemplo.
  • Cambio climático: los países están actuando para reducir el uso de combustibles fósiles en respuesta a la emergencia climática y la preocupación pública por la contaminación.
  • Independencia energética: el 80% de las personas vive en países que importan combustibles fósiles, por lo que las energías renovables ofrecen la oportunidad de reducir costes, crear empleos locales y reducir su dependencia energética.

Es probable que la escala y los costes decrecientes de este vasto recurso energético barato impulsen un crecimiento exponencial continuo en el despliegue de la generación solar y eólica. El informe encuentra que una tasa de crecimiento del 15% haría que las energías solar y eólica generasen toda la electricidad global a mediados de la década de 2030 y toda la energía para 2050 a medida que la caída de costes y los avances tecnológicos superen los desafíos de los sectores como la producción de acero y cemento.

El informe es el primero en identificar cuatro grupos clave de países en función de su potencial para aprovechar los recursos solares y eólicos en relación con su consumo interno:

  • Superabundante, con un potencial al menos 1.000 veces mayor que la demanda, principalmente países de bajos ingresos con bajo consumo de energía en el África subsahariana. Las energías renovables ofrecen perspectivas de desarrollo impulsadas por la energía barata.
  • Abundante, con un potencial al menos 100 veces mayor que la demanda: países como Australia, Chile y Marruecos con una infraestructura y una gobernanza bien desarrolladas. Pueden aspirar a proporcionar energía renovable al resto del mundo.
  • Repletos, con un potencial al menos 10 veces mayor que la demanda: países como China, India y EE.UU. que tienen suficiente potencial renovable para satisfacer sus necesidades internas.
  • Aumentado, con una demanda potencialmente inferior a 10 veces: países como Japón, Corea y gran parte de Europa, que enfrentan decisiones políticas difíciles sobre cómo aprovechar sus recursos renovables de manera más efectiva.

El informe utiliza datos de BNEF sobre el LCOE de la energía solar en todo el mundo para calcular qué producción solar es económica hoy en día, tomando el precio medio en cada país y comparándolo con el combustible fósil más barato. Dado que se espera que los costos continúen cayendo a tasas similares, toda la masa de tierra donde se puede colocar la energía solar probablemente tendrá potencial económico para fines de la década.