Los borradores de los Planes Nacionales de Energía y Clima no garantizan alcanzar el objetivo del 32% de renovables

0 31

Los borradores de los Planes Nacionales de Energía y Clima de Europa son insuficientes para cumplir el objetivo del 32% de energías renovables de la UE para 2030, según el análisis publicado por WindEurope en su evento anual en Bilbao. El análisis muestra que algunos países de la UE se comprometen a desplegar buenos volúmenes de eólica en sus Planes. Pero a los Planes les faltan medidas políticas detalladas para cumplir estas promesas, lo que significa que las promesas no son significativas.

Los países europeos acordaron el año pasado elaborar planes nacionales de energía y clima para garantizar que Europa cumpla con sus objetivos climáticos y energéticos. El análisis de WindEurope califica a cada país como insuficiente o deficiente en las medidas de política delineadas en los borradores de los Planes. La noticia llega mientras los ministros europeos de energía están reunidos en Rumania en el Consejo informal de energía para discutir los planes.

La mayoría de los borradores de planes no ofrecen visibilidad a largo plazo en las subastas de energía renovable, haciendo poco para respaldar la certeza de la inversión. Solo Alemania ofrece un programa de subastas para 2030. Tampoco ningún país se compromete a simplificar las reglas de planificación y permisos, como las restricciones de sentido común sobre la distancia o la altura de la punta del aerogenerador. Esto es clave, ya que obtener un permiso para nuevos parques eólicos es cada vez más difícil y más caro en muchas partes de Europa.

Se supone que los Planes Nacionales deben detallar no solo la nueva potencia renovable sino también lo que harán los países con las energías renovables que llegan al final de su vida operativa desde ahora hasta 2030. Para la energía eólica, esta última es de hasta 60 GW. Pero ningún país proporciona políticas para hacer frente a esto. Y solo seis países reconocen el problema (Bélgica, Dinamarca, Francia, Alemania, Italia y España).

Otro problema que los Planes deben abordar es cómo aplicar más energías renovables para calefacción y el transporte. Esto es esencial para la descarbonización de la energía, ya que es en la calefacción y el transporte donde se consumen 3/4 partes de la energía. Pero los proyectos de planes ofrecen pocas propuestas detalladas o medidas para electrificar la calefacción y el transporte. Ningún país europeo ha planeado simplificar los acuerdos corporativos de compra de energía renovable (PPA), algo que se estipula explícitamente en la Directiva de Energía Renovable.

El CEO de WindEurope, Giles Dickson, ha declarado: “Europa tiene un objetivo claro: 32% de energía renovable para 2030. Cada país ha redactado un Plan Nacional que dice cómo contribuirá a esto. Pero ninguno de los Planes explica correctamente las medidas políticas mediante las cuales los países cumplirán los objetivos que proponen“.

Los gobiernos nacionales deben llenar estos grandes vacíos. De lo contrario, los planes no serán significativos. ¿Cuándo sucederán las subastas de energías renovables? ¿Cuánto están subastando? ¿Cómo se va a facilitar la obtención de permisos para los parques eólicos? ¿Qué se está haciendo para electrificar la calefacción y el transporte? ¿Y cuál es su plan para sus energías renovables que llegan al final de su vida hasta el 2030?

Son respuestas claras a este tipo de preguntas las que alientan a las industrias de energías renovables a invertir, y significa que podemos planear con anticipación y reducir aún más los costes. Y la industria invertirá en aquellos países que tengan los Planes más claros. Por lo tanto, a los gobiernos les conviene acertar. Y luego seguirán los beneficios económicos y sociales más amplios. La industria eólica emplea a 300.000 personas en Europa, es un importante exportador europeo y genera ingresos para las comunidades locales. Cuanto más claros sean los Planes Nacionales, más países se beneficiarán de esto“.