Los españoles opinan que las organizaciones internacionales deberían liderar la lucha contra el cambio climático

0 6

El Banco Europeo de Inversiones (BEI), en colaboración con la empresa de opinión pública mundial YouGov, ha publicado la cuarta edición de la encuesta sobre el clima del BEI, que evalúa la percepción sobre el cambio climático que tienen los ciudadanos en la Unión Europea, Estados Unidos y China. Esta cuarta edición se centra en analizar las opiniones de los ciudadanos de la UE respecto a las inversiones que deberían realizarse a escala mundial para luchar eficazmente contra el cambio climático.

Los nuevos datos recabados por el BEI revelan que los españoles se inclinan más por acometer inversiones a escala mundial para luchar contra el cambio climático, en lugar de destinar fondos solo desde el ámbito nacional. Según la encuesta, casi la mitad de la población española (46%) cree que España debería invertir en todos los países que lo necesitan, sin más consideraciones –una percepción que supera en un 16% a la observada en Francia y un 8% más alta que la detectada en Alemania e Italia. Al mismo tiempo, uno de cada cuatro españoles (26%) cree que la inversión en la lucha contra el cambio climático debe mantenerse en suelo español, siendo cada país responsable de emprender acciones dentro de sus propias fronteras.

Esta visión global se refleja en la opinión del 36% de los españoles que creen que organizaciones internacionales, como la Unión Europea, el Banco Mundial y las Naciones Unidas, son las entidades que deberían liderar la lucha contra el cambio climático. Por el contrario, el 27% de los españoles encuestados creen que son los propios ciudadanos los que deberían desempeñar el papel más importante, realizando esfuerzos personales en su vida diaria para reducir las emisiones de carbono.
A la hora de considerar los problemas mundiales que surgirán como consecuencia del cambio climático, los españoles citan el creciente número de fenómenos meteorológicos extremos como huracanes, inundaciones y sequías (78%), la subida del nivel del mar (74%) y la desertificación de las tierras fértiles (71%) como los efectos más probables a escala mundial.

España no es el único país proclive a este enfoque global. En 12 de los 30 países donde se ha realizado la encuesta, entre los que se incluyen países como Italia, Alemania, Irlanda y Suecia, una parte sustancial de los encuestados se muestra a favor de acometer inversiones para ayudar a los países en desarrollo, en lugar de mantener la inversión para luchar contra el cambio climático dentro de las fronteras nacionales.

En el ámbito de la UE, existe división de opiniones. El 35% de los europeos cree que sus países deberían invertir en ayudar a los países en desarrollo a combatir el cambio climático, mientras que un 33% asegura que cada país debe responsabilizarse individualmente de hacer frente a sus propios problemas de cambio climático, en lugar de invertir en otros lugares.

Las cifras son similares a las de Estados Unidos. El 35% de los estadounidenses prefiere dirigir la inversión climática a los países en desarrollo, mientras que el 27% votó a favor de mantener la inversión dentro de su país. En cambio, solo el 22% de los encuestados chinos votó a favor de invertir en cuestiones climáticas en países en desarrollo, mientras que el 31% estima que cada país debe responsabilizarse de financiar sus propias iniciativas relacionadas con el clima.

Sobre los resultados de esta encuesta, Emma Navarro, vicepresidenta del BEI y responsable de la Financiación para la Acción por el Clima y el Medio Ambiente del banco de la UE, ha afirmado: “El cambio climático es una de las prioridades más urgentes de nuestro tiempo. Dado que se trata de uno de los grandes desafíos a los que se enfrenta el mundo, es necesario que nos unamos para dar una respuesta global. Cada acción que tomemos puede ayudar a hacer frente a esta amenaza común. Invertir en mitigación y adaptación al cambio climático en países en desarrollo no solo ayudará a esos países que sufren más directamente los graves efectos del calentamiento global, sino que nos beneficiará a todos“.

También recordó que “dada su condición de mayor proveedor mundial de financiación multilateral para proyectos climáticos, para el BEI la lucha contra el cambio climático es una prioridad máxima y un objetivo. La acción por el clima supuso más del 29% de nuestro volumen total de préstamos en 2018. También vamos por el buen camino para cumplir nuestro compromiso de ampliar la financiación para proyectos de acción por el clima hasta el 35% de todas nuestras inversiones en países en desarrollo antes de 2020.”