Los precios de las baterías caen a un promedio de 132 $/kWh, pero el aumento de los precios de las materias primas comienza a afectar

Los precios de las baterías caen a un promedio de 132 $/kWh, pero el aumento de los precios de las materias primas comienza a afectar
Figura 1: División de precios promedio ponderados por volumen de paquetes y celdas. Fuente: BloombergNEF. / Figure 1: Volume-weighted average pack and cell price split. Source: BloombergNEF.

Los precios de los paquetes de baterías de iones de litio, que estaban por encima de los 1.200 $/kWh en 2010, han caído un 89% en términos reales hasta 132 $/kWh en 2021. Esta es una caída del 6% con respecto a los 140 $/kWh en 2020. Las continuas reducciones de costes son un buen augurio para el futuro de los vehículos eléctricos, que dependen de la tecnología de iones de litio. Sin embargo, el impacto del aumento de los precios de las materias primas y el aumento de los costes de materiales clave como los electrolitos han ejercido presión sobre la industria en la segunda mitad del año.

Estos precios son un promedio para múltiples usos finales de baterías, incluidos diferentes tipos de vehículos eléctricos, autobuses y proyectos de almacenamiento estacionario. Para los paquetes de baterías para vehículos eléctricos en particular, los precios fueron de 118 $/kWh en 2021. A nivel de celda, los precios promedio de las baterías para vehículos eléctricos fueron de solo 97 $/kWh. Esto indica que, en promedio, las celdas representan el 82% del precio total del paquete.

A nivel regional, los precios de las baterías fueron más baratos en China, con un precio de 111 $/kWh. Los paquetes en EE.UU. y Europa cuestan un 40% y un 60% más, respectivamente. Esto refleja la relativa inmadurez de estos mercados, la diversa gama de aplicaciones y, para el extremo superior de la gama, los pedidos de bajo volumen y personalizados.

Los precios continuaron cayendo en 2021 a medida que aumentó la adopción de la química de cátodos de fosfato de hierro y litio (LFP) de bajo coste y a medida que continuó disminuyendo el uso de cobalto, un material caro, los cátodos a base de níquel. En promedio, las celdas LFP han sido casi un 30% más baratas que las celdas NMC en 2021. Sin embargo, incluso las químicas de bajo coste como LFP, que están particularmente expuestas a los precios del carbonato de litio, han sentido el impacto del aumento de los costes en toda la cadena de suministro. Desde septiembre, los productores chinos han aumentado los precios del LFP entre un 10 y un 20%.

Según las tendencias históricas, la Encuesta de precios de baterías de 2021 de BNEF, predice que para 2024 los precios promedio de los paquetes deberían estar por debajo de los 100 $/kWh. Es en torno a este punto de precio que los fabricantes de automóviles deberían poder producir y vender vehículos eléctricos para el mercado masivo al mismo precio (y con el mismo margen) que los vehículos de combustión interna comparables en algunos mercados. Esto supone que no hay subsidios disponibles, pero las estrategias de precios reales variarán según el fabricante de automóviles y la geografía.

Sin embargo, los precios más altos de las materias primas significan que, a corto plazo, los precios promedio de los paquetes podrían aumentar a 135 $/kWh en 2022 en términos nominales. En ausencia de otras mejoras que puedan mitigar este impacto, esto podría significar que el punto en el que los precios caen por debajo de  100 $/kWh podría retrasarse dos años. Esto afectaría la asequibilidad de los vehículos eléctricos o los márgenes de los fabricantes y podría dañar la economía de los proyectos de almacenamiento de energía.

Aunque los precios de las baterías cayeron en general a lo largo de 2021, en la segunda mitad del año los precios han aumentado. BNEF estima que, en promedio, el precio de una celda NMC (811) es 10 $/kWh más alto en el cuarto trimestre que en los primeros tres meses del año, con precios que ahora se acercan a los 110 $/kWh. Esto crea un entorno difícil para los fabricantes de automóviles, particularmente los de Europa, que tienen que aumentar las ventas de vehículos eléctricos para cumplir con los estándares de emisiones promedio de la flota. Es posible que estos fabricantes de automóviles ahora tengan que elegir entre reducir sus márgenes o repercutir los costes, a riesgo de que los consumidores no compren un vehículo eléctrico.

Los precios del litio han aumentado sustancialmente este año como resultado de las restricciones dentro de las cadenas de suministro globales, la creciente demanda en China y Europa y las recientes restricciones de producción en China. Aunque esperamos que la demanda siga creciendo en 2022, otros factores como las limitaciones de la cadena de suministro global y las restricciones a la producción de China deberían haberse resuelto para el primer trimestre de 2022. Esto ayudará a aliviar los precios del litio.

El camino para lograr 100 $/kWh es claro, aunque el momento ahora parece más incierto. En 2021, una ola de fabricantes de automóviles lanzó hojas de ruta de tecnología de baterías que describen cómo se pueden reducir los precios por debajo de 100 $/kWh. Empresas como Renault y Ford han anunciado públicamente objetivos de 80 $/kWh para 2030.

La inversión continua en I+D junto con la expansión de la capacidad en toda la cadena de suministro ayudará a mejorar la tecnología de las baterías y reducir los costes durante la próxima década. BloombergNEF espera que las tecnologías de próxima generación, como ánodos de metal de litio y silicio, electrolitos de estado sólido y nuevos procesos de fabricación de materiales y celdas de cátodos, desempeñen un papel importante para permitir estas reducciones de precios.