Los trabajadores de Villadangos y Vestas acuerdan un ERE que incluye un ambicioso plan de recolocaciones

Tras varios días de negociación, la Mesa Negociadora del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de la empresa Vestas Manufacturing Spain SLU para la planta de Villadangos del Páramo ha suscrito un acuerdo que ha contado con el apoyo de la representación sindical y la ratificación de más del 90% de los trabajadores de la fábrica. El plan del ERE acordado implica la extensión de los contratos del personal indefinido hasta el 31 de diciembre de 2018.

Entre otras medidas, el ERE contempla un ambicioso plan de recolocación y reinserción en el mercado laboral con la posibilidad de reubicarse en otras fábricas y centros de trabajo de Vestas dentro y fuera de España. Se incluye un Plan de Recolocaciones externo durante 24 meses que tiene como objetivo la reinserción del 80% de la plantilla que participe en dicho plan. Además, se contemplan medidas especiales para los trabajadores mayores de 54 años, jubilaciones parciales, un plan de bajas incentivadas y un bono ligado a la reanudación de la producción.

En cuanto a las indemnizaciones, Vestas ha ofrecido hasta 67 días por año trabajado, más un lineal de 1.000 euros. La compañía también va a facilitar la salida a través de bajas voluntarias incentivadas con igual indemnización, pero con un lineal de 500 euros.

Con objeto de atenuar las consecuencias del despido colectivo e incentivar la reanudación de la producción en condiciones normales de clima social y calidad, Vestas también ha ofrecido un bono a la producción equivalente a 15 días de salario bruto por año de antigüedad.

“El resultado de las negociaciones ha sido satisfactorio para ambas partes y nos alegra mucho haber logrado un acuerdo con los trabajadores que permita atenuar el impacto del cierre de la fábrica a finales de año. Cesar nuestra actividad en León con unas buenas condiciones de salida para el personal de Vestas ha sido siempre importante para la compañía”, comenta el director de operaciones de Vestas Jean-Marc Lechêne.

Por otro lado, el plan acordado también contempla el compromiso por parte de Vestas de mantener en buen estado la planta tras darse por finalizada la producción en 2018, con el fin de favorecer la reindustrialización a través de un nuevo inversor.