Los vehículos eléctricos son hasta un 67% menos intensivos en emisiones que los de combustión interna

Un vehículo eléctrico mediano típico puede generar hasta un 67% menos de emisiones de gases de efecto invernadero (GEIs) que un automóvil con motor de combustión interna (ICE) a base de gasolina. Sin embargo, el factor crucial es la ubicación por la que circulan, de acuerdo con la última investigación de Wood Mackenzie sobre la transición de la movilidad.

El análisis se centra en la evaluación “del pozo a la rueda” (well-to-whell, por su denominación en inglés). Esto implica una serie de factores: cómo se produce el combustible en las refinerías, de dónde proviene el petróleo crudo, el kilometraje del automóvil, cómo se produce la electricidad y el uso de energía asociado con la fabricación y recarga del vehículo y la batería. Estos factores difieren de un país a otro.

Comparar las emisiones de GEIs de un vehículo eléctrico y uno de combustión interna no es sencillo. Vale la pena señalar que, aunque los vehículos eléctricos no emiten por el tubo de escape, no son libres de emisiones de GEIs cuando se evalúan “del pozo a la rueda”. Al utilizar el modelo integrado de Wood Mackenzie, basado en el mix de generación de electricidad existente en economías en desarrollo como China e India, un vehículo eléctrico solo puede desplazar hasta la mitad de las emisiones de GEIs de un automóvil de gasolina.

La demanda de transporte por carretera está creciendo rápidamente con la urbanización, y los vehículos eléctricos comienzan a desafiar la supremacía de los de combustión interna, al abordar las preocupaciones sobre la calidad del aire. Sin embargo, cuando hay una gran proporción de carbón u otros combustibles fósiles en el mix energético, típico en los países de la región APAC, disminuye la competitividad de los vehículos eléctricos frente a los de combustión interna. Para superar este problema, los gobiernos de los países en desarrollo, como China e India, podrían considerar la electrificación de sus actuales flotas de taxis de combustión interna. Al hacerlo, esto ayudaría a reducir las emisiones más rápido que incentivar y promover el uso de vehículos eléctricos de propiedad privada debido a su mayor utilización en términos de distancia recorrida.

El factor más importante para mantener la ventaja actual de los vehículos eléctricos es la descarbonización del sector eléctrico. A medida que los vehículos a gasolina se vuelven más eficientes en combustible el mix energético debe incluir más energías renovables para que los vehículos eléctricos permanezcan competitivos frente a los GEIs. Actualmente, los sectores energéticos de Reino Unido y EE.UU. son un 30% menos intensivos en emisiones que los mercados asiáticos.

Para los entusiastas y reguladores del cambio climático, la electrificación del transporte es un remedio útil para abordar los contaminantes del aire y las emisiones de GEIs, y cumplir los compromisos de las Contribuciones Nacionales Determinadas. El enfoque nuevamente se desplaza al sector energético. Sin embargo, los hallazgos en este informe reflejan el estado actual. Solo el tiempo dirá si la descarbonización del sector energético irá de la mano con la reducción de costes y adopción del vehículo eléctrico.