Mahou San Miguel pone en marcha la mayor instalación fotovoltaica del sector cervecero en su planta de Alovera

Mahou San Miguel pone en marcha la mayor instalación fotovoltaica del sector cervecero en su planta de Alovera

Gracias a este proyecto, el 16% de la energía eléctrica que consume este centro de producción es verde y autogenerada, lo que supone que casi dos de cada diez cervezas se elaboran con este sistema

Mahou San Miguel, compañía familiar de bebidas 100% española y líder del sector cervecero nacional, ha finalizado la colocación de placas solares para autoconsumo fotovoltaico en su centro de producción de Alovera (Guadalajara), lo que la convierte en la cervecera con la mayor instalación de este tipo en nuestro país. Con su puesta en marcha, el 16% de la energía eléctrica utilizada no solo es verde, sino también autogenerada, lo que supone que casi dos de cada diez cervezas que se elaboran en esta planta lo hacen con este sistema.

El parque solar cubre una superficie total de 55.000 metros cuadrados, repartidos entre la entrada de la fábrica y las cubiertas, y tiene capacidad para generar más de 7.500 MWh anuales, el equivalente al consumo energético de un pueblo de 7.000 habitantes. Cuenta, además, con una potencia pico de 5.000 kW y es de inyección cero, es decir, sin excedentes de energía.

La instalación ha supuesto una inversión de 3 millones de euros y supone dejar de emitir a la atmósfera 2.658 toneladas de CO2 al año, cantidad similar a la que absorben 147.000 árboles en el mismo periodo de tiempo.

La planta de Alovera, al igual que el resto de los centros de Mahou San Miguel, ya utiliza desde 2012 energía 100% verde certificada y ha registrado una importante mejora en sus indicadores ambientales en la última década, destacando la disminución de un 11% en su consumo de energía, de un 12% en el unitario de agua y del 13% en las emisiones de CO2.

Compromiso con el medio ambiente

El proyecto de instalación de placas fotovoltaicas de autoconsumo se enmarca dentro de la estrategia en sostenibilidad de Mahou San Miguel, “Vamos 2030”, un plan a diez años que se articula en torno a tres grandes ejes de actuación: contribución al progreso socioeconómico, protección de hábitat natural y fomento del bienestar. Esta hoja de ruta, en la que la compañía invertirá en 2022 más de 40 millones de euros, pondrá su foco este año en el desarrollo de proyectos de eficiencia energética.

En este ámbito, destaca otra iniciativa pionera desarrollada por la compañía en su centro de producción de Burgos en colaboración con la vidriera Verallia, gracias a la proximidad de sus instalaciones. El proyecto, que consiste en el aprovechamiento de la energía residual generada en la fundición del vidrio para incorporarla al proceso de elaboración de cerveza, ha logrado en su primer año de funcionamiento un ahorro del 68% tanto de las emisiones de CO2 como del consumo de gas en la planta burgalesa, lo que supone un 13% más de lo previsto.

De hecho, la iniciativa acaba de ser reconocida con el Premio Retina ECO en la categoría “Consumo eficiente”, destacando entre las más de 100 candidaturas a estos galardones que reconocen el trabajo de las mejores propuestas de 2021 en el ámbito de la lucha contra el cambio climático y la sostenibilidad haciendo uso de la tecnología.