Metro de Madrid, entre los suburbanos más eficientes del mundo, reduce su consumo eléctrico un 25%

La empresa pública regional Metro de Madrid ha logrado reducir un 25% su consumo eléctrico en los últimos años gracias a sus planes de ahorro y eficiencia energética, convirtiéndose en uno de los más eficientes del mundo, con un consumo energético un 50% por debajo de la media de los grandes metros.

Pero aún, el 90% de las emisiones de Metro de Madrid proceden del consumo eléctrico, por lo que para controlar y reducir el uso de energía en la explotación de su red de transporte, la empresa pública madrileña ha puesto en marcha medidas de eficiencia energética que se concretan en dos planes: el Plan de Ahorro Energético 2012-2017; y su continuación, el Plan de Eficiencia Energética, que es el vigente en la actualidad.

Gracias a ambos planes, Metro de Madrid ha conseguido reducir en un 25% la energía eléctrica consumida para el funcionamiento diario del servicio respecto a la que gastaba anteriormente. En concreto, este consumo ha pasado de los 750 GWh de 2011 a los 562 GWh de 2018. De hecho, en solo tres años, el Plan de Eficiencia Energética ha permitido ahorrar a Metro de Madrid el equivalente al consumo de más de 110.000 hogares durante un año.

Además, el año pasado, el 36% de la energía de alta tensión empleada para mover los trenes fue de origen renovable. Un porcentaje que alcanza el 100% en la energía de baja tensión, que es la que se utiliza para el resto de la actividad de Metro, como el suministro y alumbrado de estaciones y otras instalaciones.

Entre las medidas de ahorro implantadas se encuentra la nueva técnica de conducción inteligente que se aplica en Metro y que permite optimizar el consumo energético al mantener constante la velocidad de los convoyes. De este modo, el consumo es de 1,3 kWh por kilómetro recorrido, frente a la media de los grandes metros del mundo, que están por encima de los 2,6 kWh. De igual manera, el suburbano madrileño es la primera red de transporte metropolitano con tecnología LED en el 100% de las estaciones. Se han sustituido hasta 210.000 luminarias de trenes y estaciones.

Otra de las medidas de eficiencia energética es el Plan de Celdas Reversibles que, con una inversión de 1,2 M€, permite recuperar la energía procedente del frenado de los trenes para el funcionamiento de otras instalaciones de la red, como ascensores, escaleras mecánicas o torniquetes. Esto supone un ahorro medio equivalente al consumo energético anual de 200 hogares.

Junto a estas medidas de ahorro energético, Metro también impulsa otras actuaciones para una correcta gestión medioambiental, desde una flota mayor de vehículos eléctricos, nuevos aparcabicis en sus instalaciones, un menor uso del papel o el consumo de agua reciclada para la limpieza de trenes.