Nabrawind, Tetrace y Comansa establecen una empresa conjunta llamada Navassy para suministrar el sistema autoerigible de Nabralift

Nabrawind, Tetrace y Comansa han creado una joint venture denominada Navassy que será responsable del proceso completo de fabricación e instalación del sistema autoerigible Nabralift® que Nabrawind comercializa en todo el mundo.

Los socios han llegado a un acuerdo para proporcionar a Navassy el know-how y la inversión necesarios para el diseño, fabricación y funcionamiento del sistema autoerigible. En consecuencia, Navassy, constituida oficialmente este mes de diciembre, se convertirá en el proveedor de Nabrawind y comenzará a operar de inmediato para cumplir con la recepción de pedidos de Nabralift.

De esta forma, Comansa se encargará del suministro de los equipos autoerigibles, combinando su amplio know-how en sistemas de elevación con la nueva tecnología patentada por Nabrawind.

Para completar la propuesta de valor, Tetrace actuará como principal subcontratista de montaje en campo, optimizando este proceso en un mercado altamente competitivo.

Por tanto, Navassy nace como una empresa internacional debido a la posición global de sus socios y, en consecuencia, ofrecerá cobertura mundial a la torre Nabralift. En este sentido, Navassy se beneficiará enormemente de la presencia global de sus socios, cuyas operaciones se extienden por todo el mundo con oficinas y filiales en América, Europa, África y Asia.

Un nuevo sistema autoerigible

El sistema autoerigible que desarrollará Navassy, denominado SES 2.0 (Self-Erecting System), representa una notable evolución respecto al prototipo utilizado por Nabrawind en la instalación de la primera torre en Navarra (España). Si bien el objetivo principal de este prototipo era confirmar la viabilidad del sistema, esta nueva generación de sistemas autoerigibles ha centrado sus esfuerzos en reducir el tiempo y los costes asociados al montaje en campo.

Como resultado, los tiempos de montaje y desmontaje del SES 2.0 se han optimizado notablemente, por lo que su instalación se ha reducido a tres días, mientras que el traslado de un puesto a otro dentro del parque eólico se puede realizar en tan solo un día.

Asimismo, se ha mejorado el levantamiento del SES 2.0 y ahora es capaz de integrar dos módulos por día. Así, levantar una torre de entre 160 y 170 m de altura de buje se completará en solo tres días.

Finalmente, otra innovación del SES 2.0 respecto a su antecesor radica en la optimización de la plataforma de montaje y la reducción de operaciones intermedias.