Navantia y Windar embarcan las primeras estructuras para el parque eólico marino Hywind

La UTE Navantia-Windar ha realizado, en el astillero de Fene, el embarque de las primeras dos subestructuras flotantes tipo “Spar”, de las cinco que ha fabricado para el parque eólico marino Hywind de Statoil. Cada una de estas estructuras tiene una eslora de 91 m, diámetro de 14,8 m y un peso de 3450 t. Los embarques de las restantes unidades tendrán lugar a finales de mayo y primeros de junio.

El buque de transporte empleado es el semi-sumergible Albatross, de la Empresa OHT. Este buque es uno de los mayores de su clase, con una eslora de 204 m y una manga de 42,5 m. El método de carga es mediante transferencia rodada empleando carretones hidráulicos, en una operación denominada load-out.. Esta operación supone un hito histórico para el astillero de Fene, ya que será la primera vez que se realiza una transferencia de cargas de este tipo en esta factoría, para lo cual ha sido preciso realizar trabajos de adaptación del muelle 10 y mejora del firme en el acceso al mismo, así como una limpieza de los fondos en la inmediación del muelle que permitan al buque sumergirse para alinear su cubierta al nivel del muelle. .

 

Las unidades serán transportadas al astillero de Kvaerner en Stord, Noruega, donde se pondrán a flote y verticalizarán mediante uso de agua de lastre y áridos, alcanzando las unidades un calado superior a 75 m . Ya han comenzado los trabajos de montaje de las torres de los aerogeneradores sobre las piezas de transición, ambos construidos por la empresa española Navacel, las góndolas y las palas, para ser izados sobre las subestructuras fabricadas por Navantia-Windar. El conjunto será posteriormente remolcado a Escocia para ser fondeado en su emplazamiento final. Está prevista la entrada en operación del parque eólico marino en 2020.

El contrato de Hywind, conseguido por la UTE Navantia-Windar en junio de 2015 ha supuesto más de 450.000 horas de trabajo y ha requerido una importante adaptación de las instalaciones y adquisición de maquinaria. Asimismo ha supuesto un gran paso para la consolidación de la UTE en la industria eólica marina, y especialmente como constructora de referencia para aguas intermedias y profundas.