Noruega, líder en soluciones energéticas sostenibles

Noruega, además de ser líder en energía solar pese a las pocas horas de sol, lidera el cambio hacia un almacenamiento verde de energías renovables para cubrir las necesidades de los consumidores actuales.

Con el creciente interés a nivel mundial por la generación de energías limpias, Noruega mira hacia el extranjero para buscar socios fiables para promover el cambio hacia una energía renovable y un almacenamiento respetuoso. con el medio ambiente.

Noruega, líder en almacenamiento verde

Los países nórdicos siempre han sido líderes mundiales en sostenibilidad. Por ello, no es una sorpresa que muchas empresas noruegas estén desarrollando sistemas que permiten obtener y almacenar energía renovable de manera eco-responsable.

La tecnología de almacenamiento de energía se puede llevar a cabo de diferentes maneras, aunque una de las más comunes es mediante baterías. Pese a que esta solución ha sido muy criticada por su supuesta falta de sostenibilidad, la empresa noruega Ruden está desarrollando un sistema de Tecnología de Acuíferos de Alta Entalpía (HEAT, por sus siglas en inglés) llamado iHeat mediante el cual la energía se almacena directamente en el suelo. Si tiene éxito, supondría un gran cambio en el suministro de energía limpia, ya que proporcionaría un abastecimiento a gran escala de electricidad estable y de confianza frente a la intermitencia actual de las energías renovables.

Otra solución son los centros de datos. A nivel mundial, la mayoría de los centros de datos obtienen su electricidad de la red principal que suele proceder del petróleo, gas o carbón. El Nodavind Data Center utiliza energía casi 100% renovable y de esta manera ayuda a que las empresas que dependen de los datos puedan eliminar o reducir en gran medida las emisiones de carbono.

Uno de los países con menos horas de sol, líder en energía solar

Siendo cierto que un 99% de la energía verde noruega proviene de fuentes hidráulicas, el país también ha sabido sacarle partido a la energía solar. Noruega destaca en el desarrollo de plantas solares flotantes. Al encontrarse en el agua, los paneles se están continuamente refrigerando, lo que limita la degradación de su estructura y mejora su eficiencia hasta en un 11%. Además, aparte de ser asequibles y duraderos, los módulos solares flotantes pueden instalarse en grandes superficies acuáticas como lagos, embalses, estanques, canales de riego… Esto supone una oportunidad muy interesante para España, ya que esta energía está muy apoyada por el gobierno.

La empresa noruega Otovo acaba de aterrizar en España con su innovador modelo de negocio, se basa en una aplicación en la que el usuario diseña el tejado y el resto de las características de las placas fotovoltaicas de manera digital. El presidente de la empresa considera que es el momento perfecto para apostar por este tipo de energía en el mercado español. “En España hay mucho sol y sin embargo se encuentra a la cola en producción solar y hay 4 millones de hogares que podrían instalar autoconsumo. Por eso nos interesa ese mercado”, apunta. De momento, esta empresa se ha centrado en viviendas unifamiliares y adosados y aspira a realizar unas 1.000 instalaciones antes de que acabe 2020.

También podemos mencionar al grupo noruego Statkraft, el mayor productor de energía renovable de Europa. El grupo produce energía hidráulica, eólica y solar mediante ciclo combinado y calefacción urbana, y es un agente global en los mercados internacionales de energía. Por otro lado vemos la empresa Scatec, empresa noruega que instala paneles solares mayoritariamente en países en vías de desarrollo y que en 2005 creó la empresa Norsun, fabricantes de lingotes monocristalinos en su planta de Årdal. A día de hoy son uno de los mayores fabricantes de componentes para las células fotovoltaicas de primer nivel. Por último, también vemos la empresa Elkem, líder mundial en la fabricación de metales avanzados a base de silicio, con operaciones en toda la cadena de valor.

La revolución de la energía eólica: parques eólicos flotantes

Noruega es el país con las soluciones más avanzadas en energía eólica marina flotante, como lo demuestran los proyectos de Equinor (antigua Statoil) en Escocia y Tampen. El primer parque eólico flotante fue construido en 2017 en el mar del Norte de Escocia, pero las piezas fueron ensambladas por la empresa noruega Statoil, también conocida como Equinor.

En junio de 2019, España autorizó a Equinor para instalar el primer parque eólico de España en las Islas Canarias. El parque contará con una potencia de 200 MW y se cree que empezará a operar para 2024.