Nuevo planteamiento para la movilidad eléctrica

Para la mayoría, la revolución energética comienza por instalar un sistema fotovoltaico en su tejado. Así, los usuarios no solo cubren su consumo doméstico de electricidad, sino que también pueden aprovechar la integración con otros sectores, gracias a las soluciones inteligentes de Fronius Solar Energy. El objetivo es abastecer el consumo de la vivienda con la energía producida, que además puede utilizarse para calentar agua o cargar vehículos eléctricos. Como resultado, aumenta el grado de autosuficiencia y la eficiencia de la instalación fotovoltaica. En el caso de la electromovilidad, es imprescindible disponer de un sistema doméstico completo, que incluya una instalación fotovoltaica, un sistema de almacenamiento, un dispositivo de calentamiento de agua y un cargador de vehículos eléctricos.

La revolución energética comienza con el aprovechamiento por parte de cada usuario de la integración de los diferentes sectores energéticos. Al gestionar la energía de forma óptima es posible cubrir las necesidades personales con una mayor cuota de energía autogenerada a partir del sol y, de este modo, aumentar la rentabilidad y la autosuficiencia, además de reducir costes. Junto a la electricidad y el calor, la movilidad es el tercer sector que se puede beneficiar de la energía generada en el tejado con soluciones Fronius.

“Para un coche eléctrico, el combustible ideal es la energía solar”, sostiene Martin Hackl, Director Global de la Unidad de negocio Fronius Solar Energy. “Sin embargo, lo habitual es estar fuera de casa cuando la instalación fotovoltaica genera esta energía”. Y aquí es donde Fronius entra en juego. “Nuestros expertos en energía solar han estudiado las posibilidades de la electromovilidad y han logrado que sea posible cargar el coche eléctrico por la tarde o por la noche con la energía almacenada durante todo el día.El objetivo es conseguir la solución que permita cargar el automóvil con electricidad verde”, subraya Hackl. “Y para eso tienen que encajar todas las piezas”.

Energía verde para el automóvil

Hay tres opciones para cargar un vehículo eléctrico. La más sencilla, pero también menos eficiente, consiste en conectar el coche al punto de recarga o al enchufe siempre que lo necesitemos y utilizar la energía disponible en ese momento. Este método permite un aumento muy pequeño en la tasa de autoconsumo, ya que  gran parte de la energía utilizada proviene de la red.

Para poder cargar la batería del vehículo eléctrico de forma inteligente, además de una instalación fotovoltaica en el tejado, es necesario un inversor Fronius con un sistema de gestión energética integrado y un punto de recarga compatible; es decir, una estación de recarga en nuestra propia casa. Con este sistema, el inversor envía una señal al punto de recarga cuando existe un exceso de energía disponible, y ésta se emplea para cargar el vehículo eléctrico. De esta forma, el autoconsumo aumenta en aproximadamente un 20%.

Gracias al control dinámico de la carga (que transfiere al coche el excedente disponible en cada momento) y una batería de almacenamiento Fronius, la cuota de autoconsumo aumenta hasta prácticamente un 100%, según el tamaño de la instalación y de la tendencia de consumo. Mediante este método, el sistema de gestión energética transfiere el exceso de electricidad generada durante el día a una batería Fronius Solar Battery para su almacenamiento temporal, y recupera esta energía solar cuando el usuario necesita recargar el vehículo.

Así es posible aprovechar la electromovilidad al máximo”, declara Hackl. Si además se completa el sistema con un regulador Fronius Ohmpilot, que calienta el agua con la electricidad sobrante, se consigue un grado de autonomía muy alto y un mayor ahorro de costes”.